Contáctenos Quiénes somos
Cultura y sociedad | Redacción Espacinsular

Entre que se descubrió hace solo 84 años, está tan lejos, tiene una órbita tan rara y es tan pequeño que hace ocho años y medio pasó oficialmente de planeta a planeta enano,Plutón es el gran desconocido entre los cuerpos de mayor tamaño conocidos del Sistema Solar. Una situación que empezará a cambiar el próximo 15 de enero, cuando la nave robótica New Horizons (Nuevos Horizontes) de la NASA, la primera misión de la historia al sistema de Plutón, comience a observarlo mientras se acerca.

 La sonda, lanzada en 2006, fue sacada de su última etapa de hibernación el pasado 6 de diciembre y está lista para empezar a tomar y transmitir datos de Plutón. El año que acaba de terminar es el último en el que nos tuvimos que imaginar cómo es, recuerdan los expertos de la NASA. 


Alan Stern, director científico de la misión, explica que los próximos meses se trabajará intensamente en estudiar el entorno de Plutón con los instrumentos de New Horizons, midiendo el viento solar, las partículas de alta energía y la concentración de partículas de polvo. También se trabajará en la navegación, siguiendo la nave en detalle con las estaciones de seguimiento terrestres (entre ellas la de Madrid) y tomando miles de imágenes, desde la sonda, de Plutón sobre el fondo de estrellas para refinar la trayectoria de aproximación al planeta enano y decidir si son necesarias maniobras intermedias. 

A una distancia de la Tierra casi inimaginable – en torno a los 5.000 millones de kilómetros- la operación culminará el próximo 14 de julio, con una máxima aproximación de solo 10.000 kilómetros a este cuerpo celeste helado y casi perfectamente esférico, de unos 2.300 kilómetros de diámetro (menos de una quinta parte del de la Tierra), cuya estructura y composición son mal conocidas. Pero la misión continuará, si todo va bien, con el estudio de otros cuerpos del cinturón de Kuiper.

En perpetuo baile con su luna Caronte, la mitad de grande que el planeta enano, Plutón representa la primera oportunidad de estudiar un planeta binario, cuerpos de los que surgieron hace más de 4.000 millones de años los planetas, entre ellos la Tierra. Las mejores imágenes de Plutón, que son insatisfactorias aunque informativas, proceden -cómo no- del admirable y ya histórico telescopio espacial Hubble. Esta situación se mantendrá hasta principios de mayo. Stern recuerda que, aunque la resolución de las imágenes de los primeros meses tomadas por New Horizons siga siendo pobre, proporcionarán información inédita porque se toman desde ángulos distintos del terrestre, que es el del Hubble.


Luego es de esperar que lleguen cantidad de mejores imágenes y muchos más datos que proporcionen por primera vez una visión científica de cómo es Plutón.

Mientras New Horizons se acerca a Plutón, otra nave robótica de la NASA, llamada Dawn, se aproxima a Ceres, otro planeta enano, aunque bastante más pequeño y cercano a la Tierra (su diámetro es de 950 kilómetros). Dawn entrará en orbita de Ceres en marzo, lo que supondrá la primera vez que una nave terrestre orbite dos cuerpos no explorados del Sistema Solar, ya que Dawn exploró en 2011 y 2012 el asteroide Vesta. El secreto de esta misión es la propulsión iónica que impulsa la nave, que le permite funcionar durante mucho tiempo. 

Un recién llegado

Plutón es un recién llegado a nuestro conocimiento del Sistema Solar. Fue descubierto por Clyde Tombaugh en 1930 desde el observatorio Lowell, en Arizona (EEUU). Tombaugh falleció en 1997 y una pequeña parte de sus cenizas viaja en la nave New Horizons. Sus dos hijos participarán en los actos con motivo del 85 aniversario del descubrimiento poco antes de la máxima aproximación de la nave al planeta enano el 14 de julio.

Plutón debe su nombre a Venetia Burney, una niña británica, de 11 años en aquel entonces, que se lo comentó a su abuelo cuando llegó la noticia del descubrimiento, basándose en lo que conocía de la literatura clásica, ya que Plutón es el dios romano del inframundo. El transmitió la sugerencia a un astrónomo amigo y al final fue el nombre elegido.

En 2006, justo cuando New Horizons inició su largo viaje hacia Plutón, la Unión Astronómica Internacional decidió degradarlo de planeta a planeta enano. Fue una decisión basada en criterios de clasificación de los cuerpos del Sistema Solar, pero sentó muy mal a gran parte de los astrónomos estadounidenses, que intentaron en los años siguientes devolver su categoría a Plutón. Sin embargo, no lo lograron y ahora Plutón es igual que Ceres (que antes se consideraba un asteroide), aunque da nombre a una categoría, los plutoides, en la que se englobará cualquier cuerpo similar que se descubra en los confines del Sistema Solar.