Contáctenos Quiénes somos
Medio ambiente | Fuente Externa

El intercambio gratuito de datos del sistema Tierra es vital para fortalecer el sistema de observación y satisfacer la creciente demanda de servicios en la era del cambio climático

GINEBRA, 30 de junio de 2021 — En una decisión histórica, el Consejo Ejecutivo de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha aprobado una Política Unificada para el Intercambio Internacional de Datos del Sistema Tierra concebida para ayudar a sus Miembros a satisfacer el crecimiento exponencial que ha experimentado la demanda de servicios meteorológicos, climáticos e hidrológicos a medida que el mundo se enfrenta a un doble desafío: el cambio climático y la frecuencia cada vez mayor a la que se producen los fenómenos meteorológicos extremos.

El proyecto de resolución sobre la política de datos, que deberá ser aprobado por la reunión extraordinaria del Congreso Meteorológico Mundial (prevista para octubre de 2021) en la que participarán los 193 Miembros de la Organización, sienta las bases para una profunda actualización de las políticas sobre el intercambio de datos gratuito y sin restricciones en las que se ha fundamentado la labor de la OMM desde su creación hace más de 70 años.

La Política Unificada de la OMM para el Intercambio Internacional de Datos del Sistema Tierra se basa en el enfoque estratégico e integrado del sistema Tierra adoptado por la OMM para todas las actividades de monitoreo y predicción de los fenómenos meteorológicos, climáticos, hidrológicos y medioambientales conexos, y además de dar un impulso más amplio a las iniciativas de fortalecimiento de las redes mundiales de observación, ayudará a superar las diferencias regionales que existen en esa esfera.

"Para satisfacer la demanda de servicios y pronósticos, es esencial mejorar el intercambio de datos meteorológicos, climáticos, hidrológicos y oceánicos. Las graves deficiencias en cuanto a datos y observaciones meteorológicas, especialmente en África y en los Estados insulares, menoscaban enormemente la exactitud de las alertas tempranas, a escala tanto local como mundial", dijo el Secretario General de la OMM, profesor Petteri Taalas.

"La revisión de la política de datos de la OMM redundará en beneficio de toda la sociedad y propiciará una colaboración más eficaz de nuestra comunidad mundial en lo concerniente a la prestación de servicios destinados a proteger la vida, los medios de subsistencia y los bienes", afirmó el profesor Taalas.

"La adopción de una política de datos unificada es un paso extremadamente importante para la OMM", dijo el Presidente de la Organización, señor Gerhard Adrian. "Contábamos con muchas decisiones relacionadas con la política de datos, pero ahora disponemos de un enfoque cohesionado en el que se agrupan todas ellas".

"Se trata de un gran hito y de un momento histórico", declaró el presidente de la Comisión de Infraestructura de la OMM, señor Michel Jean, autor de la resolución sobre la política de datos aprobada durante la reunión virtual del Consejo Ejecutivo que tuvo lugar del 14 al 25 de junio.

Predicción numérica del tiempo

WMO Executive Council

La prestación de servicios meteorológicos y climáticos depende del intercambio sistemático de datos sobre el tiempo y el clima que se realiza a escala internacional, las 24 horas del día, todos los días del año, y a menudo en tiempo casi real.

Las observaciones se incorporan a modelos de predicción numérica, cuyos resultados fundamentan la prestación de servicios meteorológicos y climáticos. Uno de los principales objetivos de la creación de la OMM en 1951 fue el establecimiento de un mecanismo de coordinación para la adquisición y el intercambio internacional de dichos datos.

Las actuales políticas de la OMM en materia de datos se recogen en tres resoluciones distintas del Congreso: una relativa a la meteorología (la Resolución 40 (Cg-XII), adoptada en el Duodécimo Congreso Meteorológico Mundial celebrado en 1995) y dos resoluciones posteriores relativas al agua y al clima (la Resolución 25 (Cg-XIII) y Resolución 60 (Cg-17), adoptadas en el Decimotercer Congreso Meteorológico Mundial y el Decimoséptimo Congreso Meteorológico Mundial, respectivamente).

En cambio, la nueva resolución, que instaura la Política de Datos Unificada de la OMM, agrupa en una única declaración de política siete dominios y disciplinas distintos —que comprenden todos los datos del sistema Tierra pertinentes para la OMM— y, por tanto, se extiende más allá de los ámbitos tradicionalmente restringidos a los datos meteorológicos, climáticos e hidrológicos para incorporar también las esferas de la composición atmosférica, los océanos, la criosfera y el tiempo espacial.

El aumento en la cantidad de observaciones que se pondrán en común a nivel internacional para su uso en modelos de predicción numérica del tiempo (PNT) mundiales y regionales propiciará una mejora significativa de la calidad de esos productos de datos. Gracias a la nueva política, los países en desarrollo también dispondrán de un acceso más sencillo a esos productos de datos clave. La consiguiente mejora en los pronósticos y en otros servicios se apreciará en todo el mundo, pero especialmente en aquellas zonas donde la actual cobertura en términos de datos de observación es escasa, incluidos muchos países en desarrollo.

Además, con la nueva resolución, la política de datos ya no se dirige únicamente a los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales (SMHN), sino que ahora respalda el intercambio de datos pertinentes entre todos los asociados, incluidos otros organismos ajenos a los servicios meteorológicos e hidrológicos, el sector privado —en rápido crecimiento— y el mundo académico.

En la resolución aprobada por el Consejo Ejecutivo el 22 de junio se afirma que "como principio fundamental de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), cuyos conocimientos científicos y técnicos son cada vez más demandados, la OMM se compromete a ampliar y mejorar el intercambio internacional gratuito y sin restricciones de datos del sistema Tierra".

Un enfoque de dos niveles

La resolución acuerda mantener un enfoque de dos niveles:

  • Los Miembros de la OMM deberán proporcionar de forma gratuita y sin restricciones los datos fundamentales que sean necesarios para la prestación de servicios destinados a proteger la vida humana y los bienes, así como el bienestar de todas las naciones, y que se necesitan para llevar a cabo de forma precisa y sin discontinuidad el monitoreo y la predicción de las condiciones meteorológicas, climáticas, hidrológicas y medioambientales conexas.
  • Los Miembros también deberían proporcionar los datos recomendados que sean necesarios para respaldar las actividades de monitoreo y predicción del sistema Tierra a nivel mundial, regional y nacional, así como para brindar más asistencia a otros Miembros en la prestación de servicios meteorológicos, climáticos, hidrológicos y medioambientales conexos en sus Estados y Territorios.

WMO Executive Council

Este enfoque diferenciado permitirá, en primer lugar, proteger y asegurar el intercambio internacional de aquellos datos que son esenciales para proteger la vida y los medios de subsistencia. Además, fomenta el intercambio de datos mucho más variados, gracias a los cuales los Miembros podrán intensificar y mejorar sus actividades de monitoreo y predicción del sistema Tierra.

Las definiciones de "datos fundamentales" y "datos recomendados" figuran en el Reglamento Técnico de la OMM y pueden enmendarse, ampliarse y actualizarse para adaptarlas a la evolución tecnológica y a las necesidades que vayan surgiendo, sin tener que modificar el conjunto de la resolución sobre la política. Las actualizaciones del Reglamento Técnico siguen estando sujetas a la aprobación del Congreso, pero a raíz de su enfoque más restringido y su alcance limitado, ese proceso suele ser mucho menos complicado que el requerido para aprobar la propia política de datos.

En la Resolución 40, dedicada al intercambio de datos meteorológicos, ya se exigía a los Miembros que intercambiaran los datos mínimos necesarios para una toma de decisiones eficaz a todos los niveles, a fin de respaldar la prestación de los servicios públicos esenciales. Con el paso del tiempo, la nueva política permitirá que los datos de otras disciplinas vinculadas al sistema Tierra también tengan la consideración de "datos fundamentales", a medida que los requisitos para el intercambio de datos maduren y sean reconocidos a nivel mundial.

Red Mundial Básica de Observaciones

WMO Executive Council

Además de la política de datos unificada, el Consejo Ejecutivo también ha aprobado una resolución en la que se establecen disposiciones detalladas para instaurar la denominada Red Mundial Básica de Observaciones (GBON). Gracias a su implementación, todos los Miembros intercambiarán una cantidad mínima de observaciones en superficie de importancia decisiva que alimentarán los sistemas de PNT mundial en los que se basan todos los servicios meteorológicos, climáticos y vinculados al sistema Tierra.

Aunque las estimaciones más prudentes cifran en más de 5 000 millones de dólares anuales los beneficios económicos que se espera obtener de la GBON —teniendo en cuenta únicamente las mejoras previstas en los pronósticos meteorológicos—, la OMM reconoce que la implementación de esta red supondrá todo un reto para muchos de los Miembros con menos recursos.

Para encarar ese desafío, se ha establecido el Servicio de Financiamiento de Observaciones Sistemáticas (SOFF), cuyo objetivo consiste en proporcionar el apoyo financiero y técnico que los países menos adelantados y los pequeños Estados insulares en desarrollo necesitan para implementar la GBON, a fin de subsanar las deficiencias actuales en cuanto a cobertura de los datos de observación y ayudar a sostener el funcionamiento de la red de observación a largo plazo.

Reforma de la Organización Meteorológica Mundial

El Consejo Ejecutivo también ha aprobado una serie de recomendaciones sobre la revisión exhaustiva de los mecanismos y los enfoques regionales de la OMM como parte de la segunda fase de la reforma de la Organización. Esas recomendaciones, que deberán ser adoptadas por el Congreso Meteorológico Mundial en su reunión extraordinaria de 2021, tienen como objetivo incrementar la eficiencia y la eficacia de las actividades de las asociaciones regionales e intensificar la cooperación, las alianzas y las actividades de movilización de recursos dentro de las Regiones y entre ellas.

En concreto, las recomendaciones posibilitarán una mejor aplicación de las decisiones del Congreso y del Consejo Ejecutivo de la OMM por parte de los Miembros de la Organización; propiciarán una colaboración más eficaz con el sistema de las Naciones Unidas, las comisiones económicas regionales y las organizaciones regionales; fortalecerán la capacidad de las oficinas regionales de la OMM a la hora de coordinar las alianzas y las actividades en el plano regional; reforzarán la colaboración con el sector privado y el mundo académico; y permitirán brindar un apoyo más eficaz a los Miembros de la OMM y organizar actividades de desarrollo de capacidad que les resulten más útiles.