Contáctenos Quiénes somos
Migración | Redacción Espacinsular

Integrantes del movimiento reconocido, jóvenes dominicanos de ascendencia haitiana que luchan por el derecho a la nacionalidad dominicana, fueron recibidos en el día de ayer en el palacio de gobierno por el personal del Viceministerio de Atención Ciudadana, para abordar las debilidades en la aplicación de la ley 169-14.

Han pasado siete años desde que se promulgó esta ley, y la respuesta a las 8,755 personas que aplicaron al plan de naturalización ha sido negligente por parte de las autoridades, mostrando poca voluntad  para encontrar una solución a los problemas que padecen los dominicanos de ascendencia haitiana  que confiaron en una solución con la  ley 169-14, y aun no tiene respuestas, según afirma  el movimiento reconocido.

En este contexto centenares de jóvenes ven sus vidas pasar, sin poder acceder a las oportunidades que se presentan por la falta de una documentación adecuada, condenándolos a la pobreza.

“Es dramático nacer, crecer y tener todas las costumbres de una tierra; y enfrentar el desafío de vivir sin una documentación que te permita desarrollar tu vida a plenitud y realizar acciones tan simples como estudiar o transitar libremente sin temor a ser detenido por las autoridades migratorias quienes constantemente nos detienen y nos piden mostrar los documentos, para así confirmar que estamos legales en nuestro propio país. No somos extranjeros, somos dominicanos que vivimos en la angustia e incertidumbre de no poder disfrutar de nuestra nacionalidad y de los beneficios que de ella se derivan, hemos confiado en la promesa de una solución del Estado dominicano a través de la ley 169-14, pero esto no ha sucedido”, apunta Felipe Fortines integrante de reconoci.do

Recordemos que a partir de la ley 169-14 los dominicanos de ascendencia haitiana que fueron despojados de su nacionalidad por la sentencia 168/13, fueron divididos en dos grupos, A y B. El grupo A comprende aquellos que ya contaban con toda su documentación, acta y/o cédula; mientras que el grupo B se refería aquellos que nunca habían sido inscritos en el registro civil dominicano.

Dicha ley fue fruto de consultas de diferentes sectores de la sociedad dominicana para resarcir los daños de la sentencia 168-13, muchos afectados al igual que una buena parte de la sociedad dominicana vio en la ley una oportunidad, sin embargo, la misma se ha convertido en un objeto de segregación que está perpetuando los niveles de vulnerabilidad y violación de nuestros derechos humanos.  

“A 7 años de la ley 169-14 podemos afirmar que la misma ha sido un fracaso, nos sentimos engañados y con menos derechos de los que teníamos antes de la ley,  las autoridades han engañado a la sociedad dominicana y a la comunidad internacional con una falsa solución al problema creado por la sentencia 168-13, nos sentimos en un estado de limbo, los decretos de naturalización que se han emitido no han sido efectivos, pues no hay procedimientos claros para aquellos que fueron beneficiados por dichos decretos, no somos extranjeros, por lo tanto no nos pueden tratar como tal, necesitamos procedimiento especiales si realmente se pretende solucionar el problema”, afirmó Fortines. 

En el encuentro los integrantes del movimiento reconocido, entregaron cartas enviadas al presidente Abinader, por jóvenes que han sido despojados de su nacionalidad y quienes solicitan al presidente la creación de políticas públicas que favorezcan el desarrollo integral y humano de todos los dominicanos/as y la reparación de los daños a los proyectos de vidas a las personas afectadas por las políticas de desnacionalización poniendo fin a esta.

La comisión estuvo integrada por  Elena Lorac Pies, Medina Derissaint, Wander Vilsón y Felipe Fortines.