Contáctenos Quiénes somos
Cultura y sociedad | Redacción Espacinsular

“¿Las mujeres se autopromocionan con tanta facilidad como los hombres?", se preguntó Eleanor Mannion, periodista móvil de RTE, la emisora pública de Irlanda, y directora del primer documental 4K transmitido en Europa.

Mannion, cuyo documental de una hora de duración fue rodado completamente con un iPhone, ha hablado de su proyecto en varias ocasiones para medios como la BBC e ITV, ha dado conferencias, y hasta ha participado de una sesión vía Skype para una clase de periodismo en los EE.UU.

Pero autopromocionarse no es necesariamente fácil para muchas mujeres.

Ver Vídeo

"Creo que las mujeres tienen que esforzarse más para darse visibilidad en sus lugares de trabajo", dice. "Crecí con la idea de que no debías parecer demasiado confiada, porque eso podía tomarse como arrogancia, que no es considerado un rasgo muy femenino”.

Mannion cree que el periodismo móvil le ha dado poder para contar historias y ser autosuficiente. Para su documental "The Collectors" siguió a seis personas por Irlanda registrando sus intereses en Barbies, Legos, cómics o memorabilia de Coca-Cola. Estando sola, dice que pudo conocer muy bien a sus personajes, que se relajaban con más facilidad.

 personas que aparecen en las historias de Geertje Algera también se abren más fácilmente cuando filma con su smartphone. La periodista e instructora de periodismo móvil, quien solía trabajar con un equipo de camarógrafos y era videoperiodista, sostiene que puede contar historias complejas y personales gracias a sus habilidades móviles.

Sin embargo, se pregunta por qué siente que no hay muchas mujeres ejerciendo esta modalidad.

“En la última empresa para la que trabajé, por ejemplo, hay muchas mujeres que trabajan como periodistas, pero la única periodista móvil era yo”, dice.

Si así es en Holanda, Corinne Podger, fundadora de MoJo London, MoJo Sydney y directora de capacidad editorial digital en Fairfax Media, uno de los medios independientes australianos más importantes, advierte sobre una percepción errónea acerca de la falta de mujeres en el periodismo móvil.

"No creo que todo el mundo esté familiarizado con el término 'periodista móvil' o ‘mojo’, y quizás eso genera la sensación de que no hay muchas periodistas móviles cuando de hecho no es el caso", dice, agregando que hay personas –incluyendo varias mujeres– que simplemente se ven a sí mismas como "periodistas que usan sus teléfonos como parte de su trabajo".

En RTE, Mannion afirma que hay más periodistas móviles mujeres que hombres.

"Los teléfonos inteligentes han nivelado el juego de género en términos de equipos porque son ligeros y portátiles", explica. "Esto es particularmente importante en el periodismo audiovisual, donde el equipo de los tiempos analógicos era sumamente pesado”.

Algera dice que todavía lucha por entender por qué no está viendo más mujeres mojos en los Países Bajos a pesar de la "accesibilidad del periodismo móvil".

“Tal vez las mujeres creemos que es un ámbito muy técnico”, aventura.

Glen Mulcahy, director de innovación de RTE y fundador de Mojocon, cree que existe la percepción de que el periodismo móvil es "técnico y complicado". Durante sus dos años en la dirección de Mojocon, ha tratado de conseguir más oradoras. Para su primera conferencia, cerca de un tercio de los oradores eran mujeres.

"Tenemos un tablero muy femenino en RTE y estaban muy enojadas por el hecho de que no hubiéramos logrado que los oradores de Mojocon fuesen 50/50", dice. "Mojocon 2 mejoró, pero no tanto como me hubiera gustado".

Podger organiza eventos regulares para la comunidad mojo de Londres, donde solía trabajar. Los tres últimos oradores que vinieron a compartir sus experiencias fueron todas mujeres, no porque estuviera buscando ponentes femeninas, sino porque "estas periodistas estaban haciendo un trabajo particularmente fuerte e innovador que valía la pena compartir públicamente".

Ahora vive en Sydney, donde acaba de lanzar la iniciativa MoJo Sydney. Los eventos de MoJo suelen llenarse porque "la narrativa móvil resuena con todo el mundo", opina. Los smartphones hoy son omnipresentes, pero muchos profesionales de diferentes industrias como los medios, las relaciones públicas y el sector caritativo están interesados en desarrollar formas nuevas de contar historias.

Podger ha asesorado a mujeres y hombres. Sin embargo, dice que ha observado que las mujeres "tienden a hablar menos de sus logros en público, a no autopromocionarse y a no buscar oportunidades para hablar en conferencias o participar en premios", y las anima a buscar activamente esas posibilidades.

A lo largo de su carrera, Podger siente que ha tenido la suerte de contar con jefes que la alentaron tanto a ella como a sus colegas, independientemente de su género, aunque buscó activamente "aumentar su nivel de comodidad al hablar de su trabajo", aprovechando oportunidades de capacitación cuando estaba en la BBC.

"Aconsejo a las mujeres que sientan que necesitan más confianza en sí mismas a emprender capacitaciones, ya sea en sus lugares de trabajo o en privado, y que asesoren y apoyen activamente a sus colegas".

Hablar en público y promocionarse se ha vuelto más importante en la era de las redes sociales. Podger reconoce que ahora "los periodistas representan dos marcas: la del medio en el que trabajan, ya sea como staff o como o freelancers, y su marca personal en las redes sociales".

"El grado en el que uno promueve su propio trabajo y actividades en esas plataformas puede influir en el grado en que uno es reconocido por empleadores y colegas, y en el que recibe propuestas y oportunidades de trabajo”, dice.

Imagen principal de Geertje Algera, cortesía de Shody Careman. Segunda imagen cortesía de Eleanor Mannion. Tercera imagen de Corinne Podger (tercera desde la izquierda) con instructoras mojo, cortesía de Podger.