Contáctenos Quiénes somos
Cultura y sociedad | Redacción Espacinsular

Los periodistas de investigación suelen recurrir a denunciantes y fuentes confidenciales cuando intentan exponer casos de corrupción y abusos de poder.Pero en la era digital, ¿qué salvaguardias legales existen para proteger la privacidad de periodistas y fuentes?

¿Cómo podemos evitar que estos marcos se deterioren a medida que disminuye la libertad de prensa en todo el mundo? ¿Qué deben hacer los periodistas para garantizar la seguridad y la confidencialidad de sus informantes?

Un nuevo estudio de la UNESCO, “Protecting Journalism Sources in the Digital Age" ("Protegiendo las fuentes periodísticas en la era digital"), busca responder esas preguntas. Publicado para conmemorar el Día Mundial de la Libertad de Prensa, el informe ofrece una mirada de largo alcance sobre algunos de los desafíos más apremiantes que enfrentan los periodistas de investigación y los denunciantes.

Los temas abordados en el estudio incluyen la vigilancia masiva y personalizada; el alcance excesivo de la legislación antiterrorista y de seguridad nacional, y la naturaleza anticuada de los marcos legales de la era analógica que se ocupan de la protección de las fuentes.

"El principio y la práctica de la confidencialidad de la fuente, y la capacidad de los denunciantes para confiar en la promesa de que los periodistas los protegerán, se encuentran bajo creciente amenaza", escribe Julie Posetti, autora del estudio e investigadora principal. "Se necesita una acción urgente para abordar el problema, y espero que este estudio ayude en el proceso de concientización e impulso de la reforma".

La encuesta que nutre el estudio examinó datos de 121 estados miembros de la UNESCO entre 2007 y 2015 para trazar un panorama sobre la protección de fuentes periodísticas en todo el mundo. Entre sus hallazgos:

Las protecciones legales para las fuentes son erosionadas por medidas de seguridad nacional y legislaciones antiterroristas.

La vigilancia masiva y personalizada sigue comprometiendo la confidencialidad.

Plataformas de terceros como redes sociales y motores de búsqueda pueden entregar datos confidenciales cuando son presionadas por las autoridades.

Los marcos legales de muchos países están cayendo en la obsolescencia, y suelen carecer de regulaciones respecto a la recolección y uso de datos digitales

Cuando los periodistas y sus fuentes no cuentan con la protección adecuada y la seguridad de la fuente se ve comprometida, puede haber varios efectos negativos. El encubrimiento, la intimidación, la destrucción de información, la revelación de identidades y la autocensura son repercusiones típicas. Los problemas que afrontan tanto las mujeres periodistas como los denunciantes son aún más agudos, y van desde el acoso sexual y el asalto hasta el incremento de las amenazas digitales.

Dadas estas sombrías conclusiones, ¿qué se puede hacer para proteger a los periodistas de investigación y a las fuentes en las que confían?

El estudio explica que será cada vez más importante que los periodistas tomen precauciones adecuadas para proteger sus comunicaciones con fuentes sensibles. Asimismo, los gobiernos en todas partes necesitarán implementar sistemas de transparencia y apertura. El estudio proporciona un marco de protección de fuentes legales de 11 pasos para que los legisladores consulten al momento de redactar nuevas medidas de protección para los periodistas y sus informantes.

Haz clic aquí para acceder al estudio completo (por ahora solo en inglés).