Contáctenos Quiénes somos
Cultura y sociedad | Redacción Espacinsular

Los colectivos teatristas Unidos, Artistas de la Actuación y de Actores de Cine (UDAA Y ADAC) lamentan que a  más de 35 días de la declaratoria oficial de emergencia y del inicio de la cuarentena por la  pandemia de Coronavirus en República Dominicana, el Ministerio de Cultura (MINC) todavía no haya puesto en marcha  ninguna medida de apoyo a los trabajadores del sector que han quedado a la deriva por el repentino  cese de sus  actividades productivas.

Esta semana, artistas de diversos sectores han hecho uso de las redes sociales para elevar su queja por  el prolongado silencio  y la lentitud de la autoridades de Cultura que todavía no presentan un mecanismo de asistencia a creadores independientes que en esta coyuntura han quedado sin posibilidad alguna  de  generar ingresos.

Mientras todo  el tren gubernamental se enfoca   en la mitigación  de  problemáticas que han surgido con la instauración del  confinamiento  como medida preventiva,  en un reciente comunicado, Cultura  apenas dispone dar inicio a la gestión de las “ayudas”,  sin referirse a las solicitudes formales que han hecho los colectivos por distintas vías, ni establecer en qué consistiría este apoyo. 

Resulta inverosímil que a más de un mes,  MINC  no haya podido operativizar una sola acción relativa a la emergencia nacional, más allá de la lógica suspensión de sus actividades, y que sea la presión pública la que les mueva a  iniciar su  trabajo, lo que evidencia falta de comprensión de la grave situación por la  que atraviesan emprendedores, trabajadores independientes,  informales y temporales,   categorías en las que se encuentra la mayoría de los artistas y gestores.

El pasado 15 de abril,  Teatristas Unidos, UDAA Y ADAC remitieron una carta al Poder Ejecutivo en la que urgen  la  identificación de recursos y la creación de mecanismos que desde el MINC  puedan ocuparse de forma solidaria para  asistir a creadores y espacios culturales que lo necesiten y  plantean que el sector tiene serios  desafíos para garantizar la permanencia de sus actividades luego de levantada las restricciones de movilidad y reunión.    

La prestación de servicios, acceso y producción de bienes culturales genera miles de empleos directos y conexos,  por lo que  la baja prioridad que tiene la cultura  dentro de las medidas de  protección en este contexto de emergencia entienden se debe a estigmas sociales.

Llaman al  Ministerio de Cultura  a asumir su rol, liderando el  proceso de gestión de crisis, lo que implica la evaluación del impacto que tiene esta  catástrofe sanitaria  en el  sector,  la definición de un plan estratégico  para la reactivación de las artes y el     acompañamiento  a creadores  independientes que no podrán afrontar solos  las pérdidas económicas por la parálisis.  

Los gobiernos de Argentina, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Panamá, Perú Uruguay ya han creado  mecanismos específicos de apoyo a la actividad cultural. Incluyen a emprendedores y microempresarios,  creadores independientes, técnicos y gestores culturales en planes solidarios y de reactivación.     Se prevee que los sectores turismo, cultura y deporte serán los ultimos en reincoporarse a la actividad productividad.