Contáctenos Quiénes somos
De la frontera | Redacción Espacinsular

La oficina del Plan de Regularización de la provincia Independencia abrió ayer sus puertas pero no cuenta con los equipos necesarios para poder orientar, ayudar, asesorar o recoger los documentos a las personas migrantes, así lo informó hoy la Oficina del Servicio a Jesuitas y Migrantes de Jimaní. 

 En nota de prensa, los jesuitas de la frontera, acusan al gobierno de maniobrar para ganarse la opinión pública. 

“En una maniobra para confundir y engañar a la opinión pública nacional e internacional el Ministerio de Interior y Policía ha pedido a los trabajadores de esta oficina, que estaban nombrados desde hace un año y cobrando desde hace varios meses pero no habían trabajado ni un solo día, que abran las oficinas, cumplan un horario de trabajo pero no atiendan a ninguna persona que se acerque a ellas.”, denunciaron los jesuitas de Jimaní. 

Indicaron que la denuncian que hacen fue corroborada por testigos de varios medios de comunicación, ong´s y algunas iglesias. “Ayer 173 personas hicieron presencia ante la oficina del Plan de Regularización en Jimaní para recibir asesoramiento por parte de los trabajadores nombrados por el Ministerio de Interior y Policía. La sorpresa fue que ninguna de las personas migrantes que acudieron a la oficina, pese a estar las puertas abiertas de la misma y el personal sentado en sus escritorios de trabajo, fue atendida”, expresó la entidad en la nota de prensa enviada a la redacción de Espacio Insular en Santo Domingo.  

Señala, la organización de derechos humanos de la Compañía de Jesús, que   los migrantes permanecieron desde las 8.30 am hasta las 12 del mediodía en los exteriores de la oficina esperando una respuesta de las autoridades, respuesta que nunca llego. 

“Al ser preguntados porque abrían las puertas de la oficina del Plan de regularización después de más de un año cerrada, los trabajadores del Ministerio de Interior y Policía nos respondieron que les habían dado orden de abrir la oficina pero no les habían autorizado para atender a las personas que se acercaran a la misma o recoger los documentos de los extranjeros que quieren completar su expediente, ya que no tienen los equipos adecuados ni las competencias para orientar a la población”, expresa el comunicado de prensa del SJM, en Jimaní. 

Incidentes:

  Todos estos incidentes fueron grabados por cámaras de televisión y recogidos en un acto notarial para poder realizar la denuncia pública de las trabas administrativas que sufren los migrantes y la descoordinación entre las diferentes instituciones gubernamentales, sostuvo la entidad.

 

 De igual manera, expresa la oficina de los padres jesuitas de Jimaní, que     los responsables del Plan de Regularización en Santo Domingo han pedido a los trabajadores de las oficinas de Barahona y San Juan de la Maguana que no dejen depositar los documentos para completar sus expedientes a las personas que realizaron su inscripción con el acta de nacimiento de Haití, y de aceptarles los documentos han dado orden de no remitirlos al Ministerio de Interior y Policía.

 Finalmente, indica el posicionamiento del SJM  que  “De ser cierta esta decisión tomada por el Viceministro Luis Manuel Fernández Valerio y el Director del Plan Nacional de Regularización, Samir Santos, se estaría condenando a la indocumentación a más de 78,000 personas en todo el país de las 288,460 inscripciones que se realizaron. Con esta medida, el veintisiete por ciento de las personas inscritas después de haber gastado una media de 12,000 pesos en el proceso y acudir unas 5 veces a una oficina del Plan de regularización no podrían optar por un estatus migratorio legal”.