Contáctenos Quiénes somos
Deportes | Redacción Espacinsular

La pesista dominicana Cándida Vásquez estableció un nuevo récord panamericano en arranque para alzarse con la medalla de oro, mientras que Beatriz Pirón se quedó con el bronce en la categoría de los 48 kilos del torneo de pesas de los Juegos Panamericanos.

  La dominicana Cándida Vásquez se dedicó a romper récords en las primeras rondas de la competición. La colombiana Ana Iris Segura se decidió a hacer lo propio para alcanzar a su rival, pero el tiempo no le alcanzó. 

Enlace permanente de imagen incrustada

Literalmente. 

Vásquez quebró los récords panamericanos en arranque y total, para apoderarse el sábado de la presea de oro en la categoría de los 48 kilogramos del levantamiento de pesas de Toronto 2015. 

"Me siento muy feliz, no pensé que pudiera comenzar tan bien la competencia, pero fui agresiva y logré el récord en arranque", comentó Vásquez, de 23 años, apenas 1,43 metros de estatura. "Luego quise esperar qué hacían mis rivales, tuve el otro récord, pero al final sufrimos un poquito". 

En arranque, Vázquez impuso un récord continental al alzar 81 kilogramos, superando los 78 obtenidos por la mexicana Carolina Valencia en Río 2007. Más adelante, en envión, logró levantar 100 kilos y pareció tener en la bolsa la presea dorada, con un acumulado de 181 que eclipsó el récord de 177 establecido por la estadounidense Tara Nott en Winnipeg 1999. 

Enlace permanente de imagen incrustada

Pero luego vino el gran desempeño de Segura. 

La colombiana levantó 77 kilos en el arranque y falló sus dos intentos de 80. De algún modo, se creció ante el excelente desempeño que brindaba Vásquez y registró 103 kilos en envión, superando por tres la marca continental. 

Y todavía le faltaba un intento. Si alzaba 104 inscribiría en su currículum una marca asombrosa para su categoría (mide 1,57 metros), y se hubiera colgado la presea dorada. 

Pero ese último intento no se pudo siquiera realizar, pues los jueces dictaminaron que se había agotado el tiempo límite para llevarlo a cabo.

 "Salí un poquito cortita del tiempo para hacer los 104, perdí por un kilo pero de igual manera me siento demasiadamente feliz porque rompí mi récord, mejoré mi marca personal, y bueno, voy a prepararme para el Mundial y los Juegos Olímpicos", expresó.

 

Segura se quedó con la plata, al conseguir un total de 180 kilos (77 en arranque). Pese a que dijo sentirse satisfecha, la joven de 23 años guardó silencio y se quedó mirando fijamente a un muro, cuando The Associated Press le preguntó en la zona mixta si estaba segura de que hubiera podido salir exitosa en ese último alzamiento que no llegó. 

"Creo que podría dar más de mí. Iba corriendo el tiempo y no sabía que iba yo", lamentó. "Por eso salí un poquito más lento. Sé que hubiera sido medalla de oro ahí... estoy segura de que podía romper el récord en arranque, pero Dios sabe cómo hace sus cosas". 

El bronce fue para la dominicana Beatriz Pirón, con un total de 175 (95 y 80). 

La puertorriqueña Lely Burgos se despidió sin medalla de lo que podrían ser sus últimos Juegos Panamericanos. La veterana de 30 años, oro en Guadalajara 2011 y bronce en los Centroamericanos de 2014 en Veracruz, se conformó con el sexto puesto.