Contáctenos Quiénes somos
Deportes | Victor Hugo Soto García

El próximo domingo, el balompié dominicano comenzará la tarea de demostrar y demostrarse si les sirven los pantalones largos, si en realidad ha alcanzado la mayoría de edad, tras 62 años de fútbol federado.

 


El balón comenzará a rodar en cinco ciudades del país en la primera edición de la Liga Dominicana de Fútbol, el más ambicioso proyecto doméstico que se ha emprendido en el patio.

Nunca antes una competencia local del llamado deporte rey del planeta había generado tantos titulares (¿interés?), si bien los niveles de audiencia de los Mundiales, la visita del Cosmos de Pelé en 1976 y la práctica en el Olímpico de la selección brasileña con Ronaldo y Ronaldinho en 2004 confirman la existencia de un blanco considerable que gusta de esa disciplina en el país.

Inversiones millonarias sin precedentes en infraestructura, contrataciones de técnicos referentes internacionales, carteles publicitarios en las calles, spots televisivos, conferencias de prensas e intervenciones en los medios con anuncios del reclutamiento de importados preceden el pitazo inicial de la justa, que se extenderá hasta septiembre.

El Cibao FC, representante de Santiago, y que nació a raíz de la creación de la liga, construyó un moderno aforo con grama sintética, y contrató al entrenador español Alberto Benaiges, quien tiene en su currículo haber trabajado con Lionel Messi, Xabi Hernández y Andrés Iniesta, para que guíe su proyecto.

Ese onceno trae a dos jugadores españoles y un haitiano como refuerzos, además de la incorporación del domínico-suizo Heinz Barmettler Veloz, el único con cédula quisqueyana que ha jugado en la primera división española.

El mocano Jonathan Faña, máximo goleador de la selección absoluta, y con experiencia en Puerto Rico, Trinidad & Tobago, El Salvador y Estados Unidos, vestirá los colores de Bauger FC, y sale como una de las figuras a seguir.

Si bien en principio la imagen de la justa descansaba en la posibilidad de contar con Licey, Escogido, Águilas y Estrellas, las escuadras que por décadas han apostados a proyectos menos pretenciosos y aficionados como el Torneo Nacional o la Liga Mayor (Pantoja, Barcelona, O&M, Moca, San Cristóbal, Jarabacoa, Puerto Plata, La Romana y Bauger) serán el gran soporte.

“Este proyecto nació en 2002 con el plan decenal. No podemos desarrollar el fútbol base si no tenemos una máxima categoría que sirva de estímulo, pero no podíamos pensar en una liga si no teníamos un almacén de jugadores”, dijo Osiris Guzmán, presidente de la Federación Dominicana de Fútbol, organismo que manejará la liga con la asesoría de la FIFA.

Desde un tope salarial hasta utilizar el Transfer Matching System, sistema de reclutamiento de jugadores que en 2010 introdujo la FIFA, pasando por televisar partidos, la justa trae novedades que les dan un nivel mayor a lo anterior visto. En Moca se movió la lomita del estadio de béisbol Bragañita García para acoger el conjunto.

De hecho, los clubes han realizado una fase de preparación sin precedentes, algunos superando hasta los dos meses.

 

Los equipos hicieron un “pacto de caballeros” para fijar el tope salarial mensual que entre los importados tendrá una escala de US$2,000, US$1,500 y US$1,000, mientras que entre los dominicanos el máximo será de RD$20 mil.

Además de españoles y haitianos, los equipos han anunciado o evalúan a jugadores uruguayos, italianos, japoneses, mexicanos, colombianos, salvadoreños,

La FIFA hará un aporte económico por los primeros dos años, tiempo que considera prudente para que el barco pueda nadar mar adentro sin mayores problemas.-Diario Libre