Contáctenos Quiénes somos
Derechos humanos | Redacción Espacinsular

Robert F. Kennedy Human Rights presentó un amicus esta semana ante el Tribunal Constitucional de la República Dominicana instándolo a declarar la constitucionalidad de una reciente enmienda al Código Penal que despenalizó el aborto en casos en que la vida de la mujer esté en peligro y cuando el embarazo sea producto de una violación, entre otras limitadas circunstancias.

 Antes de la aprobación el pasado diciembre de la enmienda al Código Penal, República Dominicana era uno de los pocos países en el mundo que mantenía la prohibición total del aborto bajo cualquier circunstancia, poniendo así en peligro el derecho a la vida de las mujeres y su acceso a servicios críticos de salud, forzando a muchas de ellas a buscar alternativas inseguras e ilegales. Aún cuando la enmienda al Código Penal fue un avance positivo para los derechos de las mujeres en República Dominicana, dicha enmienda se encuentra actualmente bajo revisión por parte del Tribunal Constitucional a raíz de un recurso de inconstitucionalidad interpuesto por grupos que están abogando por retornar a la prohibición total del aborto.

El amicus presentado por Robert F. Kennedy Human Rights el pasado martes recoge el marco internacional de derechos humanos que apoya la despenalización del aborto, en particular bajo las excepciones específicas contempladas en la reciente enmienda al Código Penal dominicano. Órganos autoritativos internacionales en materia de derechos humanos han destacado, en reiteradas ocasiones, las numerosas violaciones que resultan de la prohibición total del aborto y han instado en forma consistente a los gobiernos a despenalizar el aborto y proporcionar servicios críticos de salud para proteger el derecho a la vida y a la integridad personal de las mujeres.

La penalización de abortos terapéuticos también tiene un impacto desproporcionado en las mujeres de escasos recursos y resulta en una tasa más alta de mortalidad materna y de discapacidad debido a procedimientos médicos ilegales e inseguros.

Los órganos internacionales también han declarado que negar un aborto en casos de violación, incesto o malformación del feto pueden constituir una forma de trato cruel, inhumano y degradante. Robert F. Kennedy Human Rights insta al Tribunal Constitucional de República Dominicana a cumplir con los estándares del derecho internacional y proteger los derechos humanos de las mujeres dominicanas declarando constitucional la enmienda al Código Penal. Fallar en sentido contrario sería un retroceso en la protección de los derechos de las mujeres que además pone a sus vidas en peligro.