Contáctenos Quiénes somos
Derechos humanos | Redacción Espacinsular

Las solicitudes de asilo subieron un 46% este año con respecto al 2019, el año que había tenido un mayor registro. El Alto Comisionado para los Refugiados finaliza una visita al país norteamericano, reconociendo esta presión y abogando por soluciones integrales, inclusivas y de enfoque regional para afrontar este fenómeno migratorio.

“México se encuentra hoy bajo una creciente presión con la llegada continua de personas con necesidades distintas y cada vez más complejas a sus dos fronteras. No puede haber una sola respuesta - las soluciones tienen que ser integrales, inclusivas y con un enfoque regional: es crucial reforzar el sistema de asilo, asegurar alternativas migratorias y conseguir una integración efectiva”, dijo el titular de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Filippo Grandi concluyó el jueves una visita de tres días a México, donde refrendó el compromiso de la dependencia que lidera para continuar fortaleciendo el sistema de asilo y buscar soluciones a los retos de la movilidad humana en la región.

Las solicitudes de asilo superaron las 116,000 en 2021 en México, lo que supone un incremento del 46% comparado con 2019, el año con el mayor registro de peticiones en el país.

En la Ciudad de México, el Alto Comisionado conversó con personas que han huido de la violencia, abusos y amenazas de las pandillas criminales que les asolaban en sus países, así como de la violencia basada en género.

Tras escuchar los testimonios, Grandi reiteró que es necesario seguir fortaleciendo el sistema de asilo en el país y urgió a aumentar el presupuesto de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados.

Necesidades de protección diferentes

Durante su estancia en el país, el funcionario constató que están llegando a México personas con diferentes necesidades de protección, muchas de ellas de nacionalidad haitiana, y recalcó la importancia de encontrar alternativas migratorias para personas que no precisen protección internacional. 

ACNUR lleva a cabo un programa de integración local y reubicación del sur al norte del país, que ha beneficiado hasta ahora a más de 14,000 personas refugiadas. El programa se ha implementado en once ciudades del centro y norte de México, donde la oferta laboral y de vivienda, así como los sistemas de educación y salud, permiten a las personas refugiadas empezar a reconstruir sus vidas

Grandi señaló que dicho programa se podría ampliar a personas con una regularización migratoria alternativa al asilo, trabajando en cooperación y coordinación con otras agencias de la ONU.

El Alto Comisionado también reafirmó el compromiso de ACNUR de apoyar el desarrollo de un marco normativo, y políticas de prevención y protección a las víctimas de desplazamiento interno.

Frontera México-Estados Unidos

Durante su misión, Grandi estuvo en la ciudad de Tijuana, Baja California. Ahí escuchó de primera mano historias de personas con necesidades de protección internacional, y pudo observar las complejas dinámicas en la frontera México-Estados Unidos, que plantean muchos retos para las autoridades mexicanas. No obstante, insistió en que los flujos migratorios se pueden gestionar de forma que se garantice tanto la seguridad como los derechos de las personas refugiadas y migrantes.

En esa localidad fronteriza, se reunió con la alcaldesa de Tijuana, Monserrat Caballero, y con el alcalde de San Diego, Todd Gloria, ciudades vinculadas por la geografía, la historia y la movilidad humana.

Acceso a la educación superior

Al pasar por la capital del estado de Jalisco, Grandi firmó un convenio con la Universidad de Guadalajara que facilitará el acceso de los jóvenes refugiados a esa prestigiosa Casa de Estudios.

Otra de sus actividades fue una vista al Albergue de FM4, socio histórico del ACNUR, donde se encontró con refugiados y migrantes provenientes de distintas partes de la región y observó la respuesta de corte integral a las diversas necesidades de las personas desplazadas: desde la asistencia jurídica hasta la atención médica y psicosocial, así como el acceso a la educación y la inserción laboral.

También en Guadalajara, el Alto Comisionado visitó una empresa mexicana de muebles que emplea a personas refugiadas.

Durante los días que estuvo en México, el titular de ACNUR se reunió con altas autoridades gubernamentales en materia de migración y derechos humanos.

La gira de trabajo de Grandi por la región continuará en El Salvador y Guatemala.