Contáctenos Quiénes somos
Medio ambiente | Redacción Espacinsular
SANTIAGO. El país procura disminuir la vulnerabilidad de la agropecuaria nacional fren­te al cambio climático, y en ese sentido el sector cuenta con una Estrategia de Adaptación al Cambio Climático 2014 - 2020 que tiene como objetivo apoyar la seguridad alimentaria de la población al tiempo que se fomenta un desarrollo bajo en carbono.
 La información la ofreció este martes Omar Ramírez Tejada, vicepresidente ejecutivo del Consejo Nacional para el Cambio Climático y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (CNCCMDL), al disertar en el evento titulado “Seguridad alimentaria y cambio climático: desafíos y oportunidades en América Latina y el Caribe”.
 
 La actividad fue organizada por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños en esta ciudad cibaeña, en el marco de su reunión de trabajo para avanzar en la implementación del plan para la Seguridad alimentaria, nutrición y erradicación del hambre CELAC 2025, que fue presentado en el día de hoy.  La reunión concluye este 3 de agosto con una ceremonia de clausura que estará a cargo de la vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño Lizardo, y del canciller Andrés Navarro García. El país ocupa la Presidencia Pro Témpore de la CELAC.
  Durante su presentación, Ramírez Tejada indicó que en la Estrategia se advierte que “el aumento de la frecuencia de fenómenos extremos debido al cambio climático está influyendo en la agricultura y la seguridad alimentaria, provocando reducciones de la producción y de los ingresos en zonas vulnerables”. 
 
 En relación a otros objetivos de la referida estrategia, dijo que se procura mejorar la capacidad del sector para adaptarse al cambio climático, establecer un marco político coherente a nivel nacional, construir la resiliencia y capacidad adaptativa y ayudar en el establecimiento de un marco normativo para pequeños y medianos productores.
 
 El vicepresidente ejecutivo del CNCCMDL indicó que proyecciones de los impactos del cambio climático en la agricultura indican que cultivos como el trigo, el arroz y el maíz en las regiones tropicales y templadas tendrían un menor rendimiento si no se trabaja en el marco de un Plan de Adaptación.
 
Al presentar sus conclusiones, subrayó que para la adaptación al cambio climático en el sector agropecuario se requiere contar con políticas públicas enfocadas a enfrentar los efectos adversos del cambio climático en los sectores productivos.
 
  Finalmente, dijo que para el logro del crecimiento de la productividad agropecuaria, la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza también se requieren sistemas nacionales de investigación agropecuaria bien desarrollados y niveles adecuados de inversión y capacidad en recursos humanos.