Contáctenos Quiénes somos
Medio ambiente | Redacción Espacinsular

República Dominicana, al igual que los demás países de Latinoamérica y el Caribe, no posee recursos suficientes para enfrentar las consecuencias del cambio climático, como sería daños a infraestructuras, degradación de recursos naturales, escasez de alimentos y aumento de enfermedades, por lo que requiere del apoyo internacional para adaptarse a esos impactos negativos.

 Esas fueron parte de las conclusiones expresadas por el vicepresidente ejecutivo del Consejo Nacional para el Cambio Climático y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (CNCCMDL), Ernesto Reyna Alcántara, durante su disertación en el II  Foro Nacional sobre Gestión de Riesgos: Amenazas de Origen Natural y Antrópicas de la República Dominicana, realizado en la Fundación Global, Democracia y Desarrollo (FUNGLODE), que concluye este 11 de mayo.

 Durante su conferencia, titulada Las islas del Caribe ante el cambio climático, leyes de fortalecimiento. Caso República Dominicana, indicó que los eventos climáticos severos y el aumento del nivel medio de los océanos, generarían daños a la infraestructura y la degradación de los recursos naturales, así como escasez de alimentos y aumento de enfermedades transmitidas por vectores.

 “Adaptarse al cambio climático constituye un costo incremental. Los países de América Latina y el Caribe no poseen los recursos financieros y tecnológicos necesarios ni suficientes para enfrentarlo. Requerimos del apoyo internacional, ser estratégicos y definir prioridades con los recursos nacionales”, precisó Reyna Alcántara.

 También por el CNCCMDL participó Federico Grullón, encargado del Departamento Técnico, quien ofreció la conferencia El cambio climático y su impacto en la República Dominicana, resaltando la importancia de que se tome conciencia del problema y que se opte por las soluciones más costo-efectivas para la población dominicana y la salud de los ecosistemas.

 El foro fue organizado el Colegio de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (CODIA), el CNCCMDL, así como por FUNGLODE, a través del Centro de Estudios Medioambientales y el Centro de Estudios de Seguridad y Defensa (CEDESE).