Contáctenos Quiénes somos
Medio ambiente | Fuente Externa

Clenis Tavares María

Divaldo A. Gutiérrez Calvache Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

José B. González Tendero Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Proyecto “Catastro Nacional del Arte Rupestre Dominicano. Registro y Documentación”

Museo del Hombre Dominicano y Grupo Cubano de Investigaciones del Arte Rupestre

I. INTRODUCCIÓN

Entre los días 15 y 23 de octubre de 2010, una parte del equipo del proyecto “Catastro Nacional del Arte Rupestre Dominicano. Registro y Documentación” se dirigió a la ciudad de Higüey, con el objetivo de dar comienzo al registro del arte rupestre de la provincia de La Altagracia.

Los trabajos, al igual que los realizados en otras provincias del país, donde ya había sido aplicada la metodología del proyecto (Santo Domingo y Hato Mayor), se iniciaron con la comprobación en el campo de algunas estaciones que, según los datos existentes hasta ese momento, eran desconocidas por la rupestrología dominicana y que, en el caso de La Altagracia, habían llegado a nosotros gracias a la paciente acumulación de datos e informaciones populares, recogidos durante mucho tiempo por un apasionado conocedor y defensor de la cultura e historia higüeyana, el Ing. Darío Yunes.

El resultado de estos trabajos arrojó la comprobación y documentación en el campo de siete nuevas estaciones del arte rupestre para la República Dominicana: las cuevas conocidas como Cueva de Leonel o del Tamarindo, en Bávaro; Cueva de Claudio, Cueva Lía, Cueva de Álvaro y Cueva de Enmanuel, en El Espino y las Cuevas de Juan José y de David, en las Lagunas de Nisibón. Ellas, junto al potencial presente en el Parque Nacional del Este (López, 2003) y a otras estaciones conocidas desde hace muchos años –como son los casos, por ejemplo, de la Piedra (Plaza) de Anamuya y la Cueva del Trono–, convierten a la provincia de La Altagracia en una región sumamente importante para el estudio y comprensión del arte rupestre como expresión psicológica e ideológica de las comunidades precolombinas de la isla de La Española.

LAS NUEVAS ESTACIONES

Los nuevos reportes de estaciones rupestres se distribuyen en general en el extremo noreste de la República Dominicana, en la franja litoral norte (con una profundidad de 10.0 km) de la llanura costera del Caribe, lo que las ubica al noreste de la ciudad de Higüey, entre Bávaro y las Lagunas de Nisibón (fig. 1).

Esta región está caracterizada por un sustrato de rocas carbonatadas, donde predominan las formas cársticas como las dolinas inversas de disolución y desplome, conocidas popularmente como manantiales, en alusión a la frecuente presencia de afloramientos de los acuíferos subterráneos en estas cavidades. La hidrología superficial de la región está determinada por las cuencas de los ríos Anamuya, Maimón y Nisibón. El clima en general es húmedo (aunque se pueden apreciar algunas zonas de clima semiárido), con un índice de precipitaciones media anual de entre 1500 y 2000 mm/año y una temperatura media anual mayor de 27o C, lo que ha dado como resultado el predominio de un clima húmedo tropical, y el desarrollo de un típico bosque húmedo subtropical.

Figura 1. Distribución geográfica de las nuevas estaciones del arte rupestre
que se reportan en este informe. (Códigos según tabla I).

Todas las estaciones que reportamos se encuentran en la provincia de La Altagracia, cinco de ellas en el municipio de Higüey y dos en el municipio Lagunas de Nisibón (Tabla I).

MUNICIPIO CÓDIGO NOMBRE DE
LA ESTACIÓN
COORDENADAS
GEOGRÁFICAS
COORDENADAS
UTM 19Q
LATITUD LONGITUD ESTE NORTE
HIGÜEY LAA-11.01.03 Cueva de Claudio 18.44.390 68.36.179 0541639 2072595
LAA-11.01.04 Cueba de Álvaro 18.44.435 68.36.223 0541512 2072733
LAA-11.01.05 Cueva Lía 18.44.454 68.36.229 0541492 207290
LAA-11.01.06 Cueva Emmanuel 18.44.401 68.36.179 0541639 2072626
LAA-11.01.07 Cueva de Leonel 18.36.417 68.27.400 0556850 20057964
LAGUNAS DE NISIBÓN LAA-11.03.08 Cueva de Juan José 18.55.273 68.42.573 0529912 2092497
LAA-11.03.09 Cueva de David 18.55.367 68.42.588 0529879 2092786
Tabla I. Coordenadas geográficas y UTM de las estaciones reportadas. (LAA) Provincia La Altagracia, (11) número de la provincia, (01) número del municipio y (05) número de la estación.

El arte rupestre de estas estaciones está caracterizado por la presencia de petroglifos (fig. 2A) y pictografías (fig. 2B), destacándose las estaciones combinadas o mixtas, o sea, donde existen ambos grupos genéricos de diseños rupestres, que ocupan el 57 % de las aquí estudiadas, mientras que el 43 % restante son estaciones donde solo existen petroglifos (Tabla II).

Figura 2. (A) Petroglifo de la Cueva de Claudio, El Espino, La Altagracia y
(B) Pictografía de la Cueva de Leonel, Bávaro, La Altagracia

El uso de los colores en la elaboración de las pictografías –reportadas en cuatro de las siete cavidades– se distingue por el predominio del negro, presente en el 75, 0 % de las estaciones (Tabla II), mientras que el color rojo fue utilizado solo en la Cueva de David, en Lagunas de Nisibón (fig. 3).

Figura 3. Pictografía roja de la Cueva de David,
Lagunas de Nisibón, La Altagracia

Por su parte, los petroglifos fueron realizados en su mayoría por medio de la técnica de la percusión y la abrasión, presentándose solo diseños rayados en la Cueva de Leonel (Tabla II). Las técnicas de pintura combinada, o cubriendo petroglifos, son una de las características más singulares de este conjunto de estaciones, destacándose entre ellas la Cueva de Leonel, donde aparecen petroglifos que posteriormente fueron destacados con colorantes, técnica conocida bajo varias denominaciones en la rupestrología caribeña: pictoglifo, petro-pictografía, etc. (Gutiérrez, 1991:20).

CÓDIGO NOMBRE DE
LA ESTACIÓN
TIPO DE ESTACIÓN COLORES PICTOGRAFÍAS TIPO DE
PETROGLIFO
PETROGLÍFICA COMBINADA NEGRO ROJO PERCUTIDO RAYADO
LAA-11.01.03 Cueva de Claudio X       X  
LAA-11.01.04 Cueba de Álvaro   X X   X  
LAA-11.01.05 Cueva Lía   X X   X  
LAA-11.01.06 Cueva
Emmanuel
X       X  
LAA-11.01.07 Cueva de Leonel   X X   X X
LAA-11.03.08 Cueva de
Juan José
X       X  
LAA-11.03.09 Cueva de David   X   X X  
TOTAL 3 4 3 1 7 1
Tabla II. Características generales de las estaciones reportadas

También en esta cueva aparece un diseño donde la técnica de pintura fue utilizada sobre petroglifos precedentes, pero no en composición o relación mutua, sino como superposición (fig. 4).

Figura 4. Pictografía realizada sobre un petroglifo
en la Cueva de Leonel, Bávaro, La Altagracia

Finalmente, es imprescindible dejar establecido que las siete estaciones aquí reportadas muestran diferentes tipos de agresiones a la conservación del arte rupestre que ellas encierran. Son importantes, además de las amenazas naturales climáticas, las agresiones antrópicas, como la presencia de abundante grafiti contemporáneo, realizado con absoluta inconsciencia sobre los diseños precolombinos, y las sobrecargas (Gutiérrez, et. al., 2007:115). Estas últimas se caracterizan por el rayado contemporáneo de los petroglifos para lograr mejor visibilidad. En la Tabla III se puede observar el comportamiento de estas agresiones y sus índices porcentuales.

CÓDIGO NOMBRE DE
LA ESTACIÓN
TIPO DE AGRESIONES O AMENAZAS AL ARTE RUPESTRE
NATURALES INDUSTRIALES ANTRÓPICAS
BIOLÓGICAS CLIMÁTICAS AGROPECUARIAS GRAFITI SOBRECARGAS
LAA-11.01.03 Cueva de Claudio 1 1   1 1
LAA-11.01.04 Cueba de Álvaro 1 1   1  
LAA-11.01.05 Cueva Lía 1 1 1   1
LAA-11.01.06 Cueva
Emmanuel
1 1 1 1  
LAA-11.01.07 Cueva de Leonel 1 1 1 1  
LAA-11.03.08 Cueva de
Juan José
  1   1 1
LAA-11.03.09 Cueva de David   1   1 1
TOTAL 5 7 3 6 4
RELACIÓN PORCENTUAL 71.43 100.00 42.86 85.71 57.14
Tabla III. Características de las agresiones o amenazas a la
conservación del arte rupestre de las estaciones reportadas.

En conclusión, se puede dejar establecido que los trabajos iníciales del proyecto “Catastro Nacional del Arte Rupestre Dominicano. Registro y Documentación” en la provincia de La Altagracia apuntan a que todo el territorio provincial, y en especial su franja norte, se presenta como un importante escenario para el arte rupestre dominicano, lo que sin lugar a dudas se corresponde con los datos arqueológicos artefactuales, pues al parecer fue La Altagracia uno de los territorios más poblados en tiempos precolombinos.

 

 

¿Preguntas, comentarios? escriba a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Cómo citar este artículo
:

Tavares María, Clenis; Gutiérrez Calvache, Divaldo A. y González Tendero, José B.
Arte rupestre en Higüey. Reporte de nuevas estaciones
en la provincia de la Altagracia, República Dominicana
En Rupestreweb, http://www.rupestreweb.info/higuey.html

2016

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Gutiérrez, D. (1991): Petro-Pictografía vs. Picto-Petroglifos. Algunas consideraciones terminológicas generales en el Arte Rupestre. Bol. Casimba Año 3 (3): 19-39.

Gutiérrez, D., R. Fernández y J. B. González (2007): La conservación del patrimonio rupestrológico cubano. Situación actual y perspectivas. Bol. Gabinete de Arqueología. Año 6 (6): 107-124

López, A. (2003): El Arte en la Penumbra. Edición auspiciada por Grupo BHD, S.A., Coral Hotels and Resorts, Proempresa y Fondo Europeo de Desarrollo, Santo Domingo, 359 pp.