Contáctenos Quiénes somos
Medio ambiente | Redacción Espacinsular

En un importante paso en el avance de una región más resiliente y mejor preparada para enfrentar los desastres, el gobierno de la República de Haití aprobó el Plan de Gestión de Riesgos y de Desastres 2019-2030 como resultado de un largo proceso inclusivo, participativo y multisectorial. 

El plan recientemente aprobado exige una perspectiva resiliente en Haití al tiempo que promueve un desarrollo sostenible e inclusivo. Además, es una contribución importante a la implementación de la meta E del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, que pretende incrementar considerablemente el número de países que cuentan con estrategias de reducción del riesgo de desastres a nivel nacional y local para 2020.

“La implementación de planes nacionales para la reducción del riesgo de desastre, y en cumplimiento del Marco de Sendai, es un llamado a la coherencia, al conocimiento e integración de diferentes realidades en las decisiones de inversión de los países. Al caminar por esta senda, reforzamos la importancia de construir economías resilientes y de aumentar la visión del desarrollo basado en riesgos en la región”, dijo Raúl Salazar, jefe de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres - Oficina Regional para las Américas y el Caribe (UNDRR, por sus siglas en inglés). 

De esta manera, Haití forma parte de otros países de la región en desarrollar y aprobar planes y/o estrategias nacionales para la reducción del riesgo de desastres. Esto representa un hecho de gran valor para las Américas y el Caribe, y especialmente para Haití, uno de los países del mundo más afectados en términos de pérdidas económicas (17.5% del PIB) por desastres naturales en los últimos 20 años.

El Plan Nacional de Gestión de Riesgos y de Desastres 2019-2030 se elaboró ​​teniendo en cuenta el contexto multirriesgo y recurrente de los desastres naturales en Haití, agravado por el cambio climático y la pobreza multidimensional. Esta situación exacerba las disparidades socioeconómicas y ambientales en el país. Al aprobar este documento, Haití se compromete a fortalecer su resiliencia colectiva e inclusiva, teniendo en cuenta los principios de equidad y responsabilidad de género. También ha llevado a reducir la vulnerabilidad y mejorar la preparación efectiva y la respuesta a los desastres con la participación activa de las instituciones públicas y privadas, a nivel nacional, descentralizado y comunitario.

“La adopción del plan representa una oportunidad única para los socios en avanzar hacia un programa de prevención de manera coordinada, y cuyos esfuerzos sean dirigidos a capitalizar este momento”, declaró Bruno Lemarquis, Coordinador Residente y Coordinador Humanitario y Representante Especial Adjunto del Secretario General de las Naciones Unidas en Haití. 

El Coordinador Residente y Humanitario añadió que adoptar una perspectiva multirriesgo que involucre a todos los sectores y promover la sinergia y la coherencia entre las adaptaciones al cambio climático y a la reducción de riesgos es esencial para un plan de acción más integral y sostenible alineado con las prioridades nacionales.

Los ejes estratégicos y las líneas de acción institucionales están alineadas, primero, con el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, segundo, con el Plan de Desarrollo Estratégico de Haití (PSDH, por sus siglas en francés), con los tratados y protocolos adicionales sobre el cambio climático y la estrategia de gestión de desastres del Caribe, formulada por la Agencia de Manejo de Emergencias por Desastres del Caribe (CDEMA, por sus siglas en inglés).

Este plan se implementará a través de un programa integral con estrategias sectoriales para los sectores privado y el público, con responsabilidades bien identificadas y mecanismos institucionales, y un sistema de monitoreo y evaluación en diferentes niveles.

Este importante logro fue posible gracias al apoyo de las Naciones Unidas, particularmente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (UNDP, por sus siglas en inglés) y ONU Mujeres, con apoyo técnico de UNDRR, quien custodia el marco de Sendai para la Reducción de Riesgo de Desastre. Pero también con el apoyo financiero de la Oficina de Asistencia de los Estados Unidos (USAID/OFDA) y el Banco Mundial.