Contáctenos Quiénes somos
Migración | Redacción Espacinsular

Bajo el lema 'Migrant Pride' (Orgullo Migrante), inmigrantes españoles afincados en Edimburgo -Escocia- denunciarán mediante unas jornadas “el abandono” que sufen por parte del Gobierno español ante su incertidumbre laboral.

Durante los actos que se están realizando estas últimas semanas, los portavoces del colectivo Spanish Workers in Edinburgh (SWE) quieren resaltar que “el sueño de la gran mayoría de los españoles en Edimburgo es volver algún día junto a nuestras familias y amigos”. “Pero la situación en España no ha cambiado en absoluto y además tenemos la sensación de que el gobierno español ya no cuenta con nosotros”, añaden. 

            Según los organizadores, la mayoría de los españoles que residen en Edimburgo emigraron allí en busca de nuevas oportunidades de vida. Además, dicen ser los protagonistas de gran parte de los descensos de personas inscritas en el paro y denuncian que los actuales mandatarios lo exhiban en España como su logro. “Resulta curioso que su fracaso se convierta en logro”.

             Edimburgo, donde conviven 500.000 personas, cuenta con una población española de 30.000 habitantes, según los datos estimados por el Consulado español de la capital escocesa. Este dato hace que dicha ciudad sea uno de los tantos símbolos del proceso migratorio al que se ven abocados muchos jóvenes españoles para superar su crisis laboral. “El paro y los trabajos precarios en España siguen manteniéndose en índices muy elevados y esta situación no nos asegura ningún futuro, por lo que la incertidumbre que nos crea hace que incluso viviendo en el extranjero nos sintamos sin rumbo”. 

             En las últimas elecciones generales apenas un 5% de los españoles en el extranjero ejerció su derecho al voto, un dato que no pasa por alto para los organizadores que critican con dureza la última reforma de la ley electoral que según explican, “convierte el derecho en una odisea”. 

  Esperanza por un futuro mejor

             Las jornadas, que serán de carácter lúdico con el objetivo de llegar a más población, tratarán de concienciar a los españoles residentes en Edimburgo. “Solamente la unidad y el esfuerzo nos puede llevar a una victoria”.

             Durante estos últimos días los organizadores han difundido una carta con la que pretenden relatar como es la vida de la mayoría de los españoles residentes en Edimburgo. “Aunque es cierto que algunos pocos tienen empleos cualificados, la mayoría tenemos trabajos precarios”, explica la misiva.

             Las jornadas, que incluyen conciertos y un campeonato de fútbol finalizarán el domingo, día  29 de Mayo a las 18.00 horas con una manifestación que recorrerá las calles de la capital escocesa bajo el lema 'Worker rise up, fight for your rights' (Trabajador levantate, lucha por tus derechos) y a la que también se ha sumado el colectivo de inmigrantes Griego. Spanish Workers in Edinburgh, asociación organizadora de las jornadas, prevé una fuerte acogida por parte del público, ya que “desgraciadamente, seamos del color político que seamos cada uno de nosotros, casi todos tenemos que afrontar la misma realidad, que no es más que la que nos ha separado de nuestras amistades y nos ha traído hasta aquí en busca de un futuro y una estabilidad”.

 Carta del Inmigrante

 Me llamo Lola. Soy inmigrante y me siento orgullosa de serlo. Hace unos años terminé mis estudios universitarios en España y ahora trabajo limpiando habitaciones en un hotel de Edimburgo. No soy un caso aislado ya que el 50% de la juventud española salimos del país en busca de alguna oportunidad laboral que en España no nos han ofrecido. Ya no somos personas desconocidas o lejanas. Ahora somos amigos y amigas, familiares o vecinos y vecinas quienes nos hemos visto en la necesidad de emigrar a otro país para ganarnos la vida. Aquí he entendido lo que significa emigrar. alejarse de los familiares, encontrar un nuevo hogar, nuevas amistades, adaptarse a una nueva cultura o incluso, para la gran mayoría tratar de encontrar un trabajo sin tener un buen nivel de inglés.

 Aterricé en la capital escocesa hace 2 años y desde entonces he podido escuchar cientos de historias diferentes, pero hay algo que nos une: venimos en busca de nuevas oportunidades de vida. La falta de éstas en nuestro país de origen, muchas veces hace que emigrar no sea una opción sino una necesidad.

 Edimburgo es una de las ciudades europeas con el mayor número de inmigrantes españoles. Aunque es cierto que algunos pocos tienen empleos cualificados y bien pagados, la mayoría tenemos trabajos precarios. En mi caso, trabajo bajo las garras del llamado “contrato 0 horas”. Este contrato por el que se suele cobrar el salario mínimo, supone no saber cuántas horas vas a trabajar a la semana, lo que significa no saber cuánto vas a ganar y por tanto, no saber si podrás pagar el alquiler del piso, ni cubrir tus necesidades básicas.

             Al principio me daba la sensación de que sólo las personas inmigrantes aceptaban este tipo de contratos, pero no es así. Hay muchos trabajadores escoceses que también trabajan en estas condiciones. Sin embargo, es cierto que se da un mestizaje laboral que nos sirve para enriquecernos culturalmente. Esta experiencia nueva que estoy teniendo aquí, me está haciendo aprender muchísimo y esto me reconforta. Creo que nuestro pueblo, sobre todo la juventud española, está aprendiendo, está madurando y sobre todo reflexionando. 

Ante esta avalancha humana, creo que es necesario explicarle al pueblo escocés los motivos que nos han traído hasta aquí y de paso, me gustaría transmitirle a la sociedad escocesa mi respeto y admiración. Decirle que despierto mucha simpatía e interés por su cultura, su historia y su sentido de “la comunidad”. Por todo ello, me gustaría daros las gracias, por vuestra cercanía, por vuestro trato, por vuestro sistema educativo y sus becas, por vuestra sanidad pública y por dejarnos formar parte de vuestro presente y vuestro futuro.

 A pesar de todas estas oportunidades. La gran mayoría deseamos volver a nuestra tierra algún día y poder así, desarrollar nuestros proyectos vitales junto a nuestra gente, especialmente la familia. Sin embargo, al menos por mi parte, no tengo muchas esperanzas de que la situación en España mejore tanto como para poder volver, al menos a corto plazo. Nos sentimos completamente ignorados e ignoradas por nuestro gobierno, que nos dificulta el voto en las elecciones españolas convirtiendo el derecho en una odisea donde apenas el 5% de los españoles y españolas en el extranjero consiguió votar en las últimas elecciones.

 Además, somos protagonistas de parte de los descensos de personas inscritas en el paro que los actuales mandatarios exhiben en España como su logro. Resulta curioso que su fracaso se convierta en logro. Por eso, queremos defender nuestros derechos, queremos que tanto el pueblo español como el escocés conozca de cerca nuestra situación. Por todo ello, me gustaría invitaros a participar en una movilización que hemos convocado para el domingo día 29 de mayo, a las 18.00 horas, saldrá desde “The mound” y terminará frente al consulado español.

 Comparte este video, por tus familiares, por tus amistades, para que así algún día podamos volver a nuestra tierra.