Contáctenos Quiénes somos
Derechos humanos | Redacción Espacinsular

Las instituciones que conforman el Observatorio Observa LATrata capítulo República Dominicana lanzan un llamamiento al Estado dominicano a reanudar los esfuerzos para el combate de la trata en el país, así como también a garantizar el acompañamiento de las personas vulnerables ante este flagelo. 

En conmemoración del Día Mundial de la Dignidad de las Victimas de la Trata de Personas, el grupo formado por instituciones de la sociedad civil también aprovecha para exhortar que las autoridades competentes se aboquen a apoyar estudios en curso y motivar nuevas publicaciones que ayuden a producir y divulgar nuevas conocimientos sobre el tema y cómo este atañe al país. Igualmente que se robustezca la implementación del nuevo Plan Nacional Inter-Institucional para el Combate de la Trata (2017-2020), coordinado desde el Ministerio de Relaciones Exteriores y presentado este año. 

Desde 2014, el 30 de julio marca una mirada anual que centra la atención en la situación de las víctimas y sobrevivientes de la trata de personas. El artículo 3, párrafo (a) del Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas emanado de las Naciones Unidas en 2000 define esta como: […] la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación.

Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos.1

Cada estado firmante del Protocolo considerará la posibilidad de aplicar medidas destinadas a prever la recuperación física, psicológica y social de las víctimas de la trata de personas. Desde 2014 existe en República Dominicana una red de organizaciones de la sociedad civil e instituciones académicas que aboga por los derechos de las personas afectadas por este delito al trabajar en pro de no solamente mejores políticas púbicas en el país sino también una aplicación real y efectiva de las llamadas tres P: Prevención; Protección; y Prosecución. 

En el Día Mundial de la Dignidad de las Víctimas de la Trata de Personas quisiéramos subrayar además que la trata de personas tiene rostro femenino y juvenil: son las mujeres, niños y niñas que son más propensos a caer en redes de traficantes y tratantes. Ningún Estado firmante del Protocolo de 2000 puede judicializar a una persona que haya sido víctima de trata de personas, por cualquier delito que haya cometido, en relación con su experiencia como víctima de este crimen.

Es responsabilidad del Estado proteger la privacidad y la identidad de las víctimas de la trata de personas, previendo la confidencialidad de las actuaciones judiciales relativas a trata.