Contáctenos Quiénes somos
Medio ambiente | Redacción Espacinsular

Los países con altos niveles de deforestación podrían ser víctimas de desapariciones de comunidades y pueblos enteros como ocurrió en Mocoa, Colombia, está  advirtiendo  la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El organismo de la ONU ofreció en Ginebra una conferencia de prensa sobre este tema y sobre la situación en Perú.

El deslave del 1 de abril en la región de la Amazonía colombiana fue causado por lluvias inusualmente intensas y por el desborde de tres ríos, el Mocoa, el Mulato y el Sangoyaco. 

La ciudad de Mocoa quedó enterrada casi por completo y se encuentra sin agua potable ni electricidad. Además, cientos de hogares quedaron destruidos y más de 250 personas muertas, según registros oficiales del momento.

Estas son las consecuencias del clima extremo, aunque el desastre tuvo también otras causas menos aparentes, señaló este martes la Organización Meteorológico Mundial (OMM).

La portavoz de ese organismo en Ginebra, Clare Nullis, explicó: 

“Al 3 de abril había más de 500 municipalidades en riesgo de deslaves en Colombia, de las cuales 182 ya han entrado en alerta naranja y roja, en la escala más alta de advertencia de desastres. Pero el clima no es la única causa de la tragedia, también hay otros factores socioeconómicos que entran en juego. La deforestación es uno de ellos”, dijo la comunicadora.

El departamento de Putumayo es justamente el quinto con mayor pérdida de vegetación, dijo la OMM. Más de 9.000 hectáreas fueron deforestadas en 2015. La zona de hecho ha sufrido un 15% de erosión y en algunas zonas un 10% de erosión grave. 

Informe de la OMM

 Derrumbes e inundaciones causan devastación en Colombia

Los deslizamientos de tierra que comenzaron en la madrugada del 1 de abril en la región amazónica de Colombia, fueron producidos por lluvias inhabitualmente intensas y por los desbordes de los ríos Mocoa, Mulato y Sangoyaco. El pueblo de Mocoa ha sido casi completamente sepultado, miles de personas han sido afectadas en distintos municipios y se encuentran sin agua potable ni electricidad, cientos de viviendas han sido destruidas y el Gobierno colombiano ha contabilizado 254 muertos oficialmente hasta hoy 3 de abril.

Omar Franco, director del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam), advirtió que en este momento en Colombia más de 500 municipios están en riesgo de deslizamientos. De ellos, 182 ya tienen alerta naranja a roja. Las causas son diversas y están vinculadas a sucesos meteorológicos extremos, sumados a la deforestación y el uso inadecuado y clandestino de los suelos.

Franco explicó que marzo fue un mes atípico y el más lluvioso de los últimos seis años. Por ejemplo, al revisar los datos de precipitación del municipio de Mocoa, se pudo establecer que el nivel de lluvias alcanzó 129 milímetros. De estos, el 80% cayó durante tan sólo tres horas, de 11:00 p.m a 1:00 a.m, lo que explica en parte la tragedia que se desencadenó.  Este municipio ha presentado niveles similares de precipitación pero distribuidos a lo largo de 24 horas.

Por su parte, el director de la Corporación para el Desarrollo Sostenible para el Sur de la Amazonía, Luis Alexander Mejía, indicó que el uso inadecuado de los suelos agrava este tipo de sucesos. Aparte de las lluvias intensas, una de las causas de la avalancha es la deforestación. El departamento de Putumayo precisamente se convirtió en el quinto departamento de Colombia con más pérdida de capa vegetal pues 9.000 hectáreas fueron deforestadas hasta 2015 y la devastación continuó aceleradamente para obtener tierras cultivables no autorizadas por el Gobierno. Mejía recordó que en esta zona el 10% de los suelos ya sufren erosión severa y un 15% algún grado de erosión. También recordó que estos municipios amazónicos deben actualizar su plan de ordenamiento territorial.

El Ideam invitó a las autoridades locales y a los colombianos en general a ejercer un monitoreo permanente sobre su territorio, especialmente en las microcuencas porque en ellas se puede identificar el crecimiento repentino de ríos.  En Colombia existen más de 700.000 ríos y cuerpos de agua por lo que resulta imposible tener estaciones de monitoreo en cada uno de ellos.

Los departamentos de Antioquia, Cundinamarca, Valle del Cauca, Cauca, Tolima, Putumayo y Nariño son los que representan en este momento los mayores riesgos. En  términos de ríos, los principales riesgos están asociados a la parte alta del río Cauca y la parte media del río Magdalena.

“La variabilidad climática y el cambio climático se van a seguir manifestando mediante lluvias y sequías”, dijo Franco, y  también subrayó que los municipios colombianos deben revisar y actualizar sus mapas de riesgo, “pero la prevención es lo más importante”. concluyó.