Contáctenos Quiénes somos
Medio ambiente | Redacción Espacinsular

"Hola, Madrid. Estoy muy contenta de estar aquí. Gracias por venir". Greta Thunberg ha abierto su intervención tras la Marcha por el Clima en castellano, para satisfacción de los asistentes.

Luego ha pasado al inglés. "Estamos aquí en medio de una emergencia climática. Nuestros líderes están en en la COP25 en Madrid para negociar nuestro futuro. Pero la esperanza no está en la COP, está aquí, con vosotros", ha afirmado.

La Marcha por el Clima alcanzó el punto final de su recorrido cerca de las 20.30, y la manifestación dio paso a los discursos. "El cambio que necesitamos no va a venir de la gente poderosa, sino de las masas de la gente demandando cambio", afirmó Thunberg, una de las primeras en hablar sobre el escenario, dando las gracias y poniendo el foco en los manifestantes. Ellos se lo han agradecido. "A ti, thank you", le ha replicado un niño de unos seis años desde el público con lágrimas en los ojos.

Antes de eso había cogido el micrófono Javier Bardem. "Estamos en uno de los momentos más críticos de nuestra historia y parece que por fin hemos conseguido hablar con una sola voz. Somos una voz global, como nos ha enseñado Greta Thunberg y los jóvenes por el clima". Según iba hablando, el actor se ha animado. "Los políticos y políticas deben estar al nivel de este momento histórico, desde ese –aquí ha acotado que esto era "personal"– estúpido de Trump hasta ese estúpido  de Almeida que quiere revertir Madrid Central y permitir circular por la capital a los vehículos contaminantes".

La Marcha por el Clima comenzó con un pequeño inconveniente. La activista Greta Thunberg se incorporó un poco más tarde del comienzo oficial, minutos después de haber participado en una rueda de prensa junto a tres compañeros de Fridays For Future España y Uganda.

Los organizadores han intentado conducir a Greta hasta la cabecera de la manifestación por los pasillos laterales, pero ha resultado imposible ante la masiva afluencia y por motivos de seguridad. No han conseguido ir más allá del Paseo del Prado. Por esa razón, y ante la expectación que genera la presencia de la activista, se ha decidido que Greta acuda directamente al final de la Marcha, en Nuevos Ministerios.

La Marcha por el Clima, que arrancó a las seis de la tarde, supone la inauguración oficial de la Cumbre Social de la COP25, encuentros alternativos a los que organiza la ONU en los que participan más de 500 colectivos ecologistas. Este tipo de marcha se celebra normalmente siempre que hay una COP y esta vez la impulsan Fridays for Future España, Alianza por el Clima, Alianza por la Emergencia Climática y 2020 Rebelión por el Clima, y la respaldan los colectivos chilenos Cumbre de los Pueblos, Sociedad Civil por la Acción Climática (SCAC) y Minga Indígena.

Los organizadores han conseguido al menos uno de los objetivos: la manifestación de este viernes ha sido la más multitudinaria de las que se han producido el último año en Madrid por el clima. Aunque ha quedado lejos de alcanzar los niveles de asistencia de las manifestaciones feministas del 8 de marzo de 2018 y 2019, las más masivas de los últimos años en la capital.

Justo anochecía en Madrid cuando ha comenzado la Marcha, a la que han acudido personas de todas las edades, también muchos niños. Se veían los carteles ya habituales del movimiento FFF, como "destroy the patriarchy, not the planet”"[destruye el patriarcado, no el planeta], y también consignas del activismo ecologista más tradicional, como algunas contra la minería.

Un grupo de chavales de unos 10 años, pasado Cibeles, gritaba a coro: "¡Viva la Tierra!". Cuando se les preguntaba qué piden a los responsables políticos, respondían que "hay que acelerar las medidas porque no tenemos tiempo". Cerca de la cabecera, una madre debatía con su hija veinteañera. “¿Que por qué es bueno que la COP esté en Madrid? Así nos concienciamos los madrileños”, se preguntaba la joven. “No, pero eso es poco. Se tiene que concienciar el mundo”, le contestaba su madre.

Marcha por el Clima en Madrid. / Olmo Calvo

Marcha por el Clima en Madrid. OLMO CALVO

Pese a que se esperaba la presencia de Thunberg en la cabecera, finalmente ha quedado reservada a los convocantes y a representantes de grupos latinoamericanos, que centraron sus mensajes en Sebastián Piñera. Los que lideraban la marcha llevaban carteles con la cara del presidente de Chile e imágenes de ojos, ya símbolo de la represión en el país. "Piñera, cobarde, tus manos tienen sangre", se escuchaba a lo largo de la manifestación, que tardó casi una hora en alcanzar Cibeles. "Es una marcha por el medio ambiente, pero también por los 26 muertos y por los jóvenes que han perdido un ojo", clamaban con megafonía.

Al paso por el ayuntamiento, con el altavoz han gritado contra el alcalde, José Luis Martínez-Almeida: "Un señor que ama los coches" y que ha entorpecido "la lucha contra la emergencia climática".

Jóvenes en la Marcha por el Clima de Madrid.

Jóvenes en la Marcha por el Clima de Madrid. NANDO OCHANDO

Esta cita era doble, porque además de las réplicas en cientos de ciudades y pueblos del mundo se ha mantenido la marcha de Santiago de Chile. Es en aquel país donde se iba a alojar la COP25 hasta que el presidente Sebastián Piñera renunció a ello por el estallido social en el país y cogió el testigo España. Se ha recordado bastantes veces durante el recorrido que faltaba muy poco para que empezase la manifestación en la ciudad latinoamericana, que tiene 4 horas de diferencia con Madrid.

La marcha en la capital española transcurrió sin incidentes graves, aunque dos antidisturbios fueron atendidos en el hospital de campaña del Samur en la plaza de Colón y trasladados después al hospital Nuestra Señora de América. Otros dos agentes más también fueron atendidos en el hospital. Una persona fue detenida por efectivos de paisano por atentado contra la autoridad.