Contáctenos Quiénes somos
Noticias | Redacción Espacinsular

Cotui, Provincia Sánchez Ramírez. La familia Núñez Céspedes solicitó hoy al Procurador General de la República, Jean Alain Rodríguez, que interceda en un caso de injusticia que se está cometiendo en contra de su hijo Hansel Núñez Céspedes, a quien se acusa de haber violado a dos menores de edad.

Oscar Núñez de la Cruz, padre de Hansel, detalló que su vástago está preso desde febrero de este año en la fortaleza de Cotuí, siendo inocente, luego de que Gustavo Castaños Pérez fabricara una trama en contra de la familia, acusando a sus hijos Osmairy y Hansel de haber abusado sexualmente de sus dos hijos menores de edad, imputación que desmienten los resultados de un examen del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF).

Al hablar en representación de la familia, Oscar Núñez de la Cruz sostuvo que las personas que no tienen buena posición económica también tienen derecho a la justicia, por lo que pide que los menores sean interrogados utilizando la máquina detectora de mentiras, ya que éstos han sido manipulados por su padre.

Núñez de la Cruz dijo que a pesar de que los análisis del INACIF arrojan resultados negativos y de haber presentado un intercambio de mensajes vía washap que delatan la componenda, no ha habido forma de convencer a la fiscal Ruth Adelaida Castillo y a la jueza, Dorka Altagracia Vásquez Peguero de que los hechos imputados responden a un acto de venganza por parte de Gustavo Castaños Pérez, ex esposo de Osmairy Núñez Céspedes, hermana de Hansel.

El padre de Osmairy y Hansel aseguró que en los referidos mensajes Castaños Pérez hace una serie de amenazas las cuales ha ejecutado.

Indicó que sin prueba que avalen los actos que se le imputan, Hansel Núñez tiene cinco meses preso. El pasado 12 de julio fue golpeado por la custodia en plena sala de audiencia ante la presencia de la fiscal Ruth Adelaida Castillo y de la jueza Dorka Altagracia Vázquez Peguero.

ANTECEDENTES

Osmairy y Gustavo contrajeron matrimonio, él le hizo la residencia, pero al poco tiempo de vivir juntos en Estados Unidos, por las fuertes golpizas que él le propinaba, que en dos ocasiones la dejó por muerta, ella tuvo que denunciarlo siendo éste apresado y se le impuso una orden de alejamiento.

Castaños Pérez, al ser apresado, amenazó a Núñez Céspedes con que, hasta tanto no se vengara de la familia, no descansaría, ya que él cuenta con personas que le ayudarían a armar un expediente, amenaza que comenzó a ejecutar en febrero al acusar a Hansel Núñez, hermano de la agredida, de supuestamente haber abusado sexualmente de su pequeña hija y a Osmairy del niño.

Mensajes intercambiados por washap entre el señor Castaños Pérez y una amiga describen minuciosamente cómo desarrollaría su trama.

En esos mensajes, admite que ya ha buscado las personas que se prestarían para dar testimonios falsos con el objetivo de hacerle daño a su ex cuñado y a su ex esposa como venganza porque ella se niega a reconciliarse con él.

El agresor ha hecho ingentes esfuerzos por localizar en Estados Unidos el lugar donde reside la señora Osmairy Núñez Céspedes para materializar sus intenciones de asesinarla, como lo intentó en ocasiones anteriores.

La familia Núñez Céspedes no entiende cómo el agresor Gustavo Castaños Pérez, teniendo caso pendiente en la justicia norteamericana por intento de asesinato, ha podido viajar a la República Dominicana.

Es propicio reseñar que los hijos de Gustavo Castaños son ciudadanos norteamericanos. Él se los quitó a su madre y los trajo a República Dominicana, a casa de los esposos Núñez Céspedes desde antes de contraer matrimonio con Osmairy que para entonces tenía 14 años.

Los esposos Núñez Céspedes durante más de cinco años fueron los responsables de los infantes, tratándolos como a sus propios hijos sin recibir remesa alguna para su manutención de parte de su padre biológico, que solo quiere fungir como progenitor para sacar provecho de los hijos, y hacerle daño emocional.

"Llamamos la atención de las autoridades judiciales de Cotui para que no se dejen confundir con declaraciones falsas de testigos contratados para esos fines y que se apeguen a la investigación científica establecida en estos casos en el Derecho del Menor y el Código Procesal Penal", clamó la familia Núñez Céspedes.

"Si las pruebas del INACIF no son valederas entonces, distinguidas autoridades, identifiquen cuál es el organismo competente", solicitó.

 

 

 

Asimismo, la familia Núñez Céspedes advirtió a algunos medios digitales que ha juzgado, condenado y realizado publicaciones acusando al joven Hansel Núñez de que son pasibles de ser demandados por daños y perjuicio.