Contáctenos Quiénes somos
Economía | Redacción Espacinsular

La República Dominicana no debe ser tan optimista a la hora de proyectar el crecimiento de la economía del país, y muy por el contrario debería observar qué ocurre en el entorno internacional, sostuvo Antonio Ciriaco, director de la Escuela de Economía de la UASD. 

Advirtió que a la hora de levantar los pronósticos de crecimiento de la economía dominicana el Banco Central “toma el escenario más optimista”,  que a su entender “es el papel de un banco central”, aunque sostiene que “no deben ser tan optimistas”. 

Esta semana la Escuela de Economía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo vaticinó que la economía del país crecerá este año sólo un 4.9%, contrario a las proyecciones del Banco Central, que la proyecta en 5.5 por ciento. 

Recordó que la Cepal habla de que la RD crecerá un 5 por ciento, mientras el pronóstico de la Universidad Autónoma de Santo Domingo es de un 4.9 por ciento, y entre una cantidad y otra “no hay diferencia”, argumentó.

Ciriaco hizo su planteamiento durante su participación en el programa Propuesta de la Noche, que conducen por Digital 15 los periodistas Manuel Jiménez y Ángel Barriuso.

Explicó que el 5 por ciento, o por encima de esta cantidad,  “es un número mágico en República Dominicana”, en el sentido de que la economía del país empieza a crecer por encima de su potencial, lo que es muy positivo para la generación de empleos.

Sostuvo que a partir del segundo semestre de 2014 la economía dominicana entró en un proceso de desaceleración, al terminar en 7.5 por ciento; mientras en el 2015 creció 7.0 por ciento; en 2016, 6.6 por ciento, y en 2017 solo 4.6 por ciento.

“Es una tendencia a la desaceleración de la economía”, argumentó. 

A su entender, entre los factores que inciden en la desaceleración se encuentran el alza en los precios del petróleo y el alza en la tasa de interés de los fondos de la Reserva Federal, porque son un referente para toda la banca.

Explicó que el precio estimado del barril de petróleo para el presupuesto de este año era de 49 dólares, mientras en la actualidad está en 70 dólares, lo que significa que de mantenerse la tendencia durante todo el año, el Gobierno tendrá que disponer de 1,300 millones de dólares adicionales para la factura petrolera. 

“Eso es un monto extraordinario para una economía”, sostuvo.

Argumentó que se habla de que el precio del barril de petróleo podría seguir incrementándose hasta llegar a los 100 dólares, como lo ha planteado la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).