Contáctenos Quiénes somos
Economía | Redacción Espacinsular

El Organismo coordina acciones en Belize, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y parte de Costa Rica y Panamá ante incidencia de plagas en cultivos debido a precipitaciones abajo de lo normal de agosto a octubre de 2018. Los principales cultivos afectados serían maíz, frijol y el sorgo.

  San Salvador, 17 de agosto de 2018. El Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA) brinda una serie de recomendaciones prácticas a los productores del corredor seco centroamericano ante la pérdida de cultivos debido a las bajas precipitaciones proyectadas de agosto a octubre de 2018, en comparación al promedio histórico. El pronóstico incidiría en una mayor presencia de plagas en cultivos.

 

 

 

 

 

La perspectiva climática proyectada por los servicios meteorológicos de México, Centroamérica y República Dominicana contempla que se tenga un mes de agosto con promedios de precipitación abajo de lo normal. Sobre todo, en la parte norte de la península de Yucatán y Belize; la región sur oriental de Guatemala; el occidente, centro y sur de Honduras; la mayor parte de El Salvador; la región central y Pacífica de Nicaragua y Costa Rica; Chiriquí, Panamá; y la República Dominicana.

 

 

 

 

 

Los acumulados de lluvia tenderán a recuperarse y alcanzar sus máximos acumulados hasta septiembre. Para octubre se espera un mes lluvioso que podría concluir, para la mayoría de la zona central y Pacífica de la región, entre el 15 y 25 día del mes. Ante este pronóstico trimestral, el OIRSA alertó que en granos básicos –como sorgo o maíz– el descenso de las lluvias favorece el incremento de plagas como el pulgón amarillo del sorgo, el cogollero y el gusano medidor.

 

 

 

 

 

Asimismo, se proyecta la posibilidad del desarrollo de mangas de langosta voladora en Honduras, El Salvador, Guatemala y la región del Pacífico de Nicaragua. De la misma manera, pueden reaparecer brotes de descortezadores de pino. Ante esto, las principales recomendaciones para los agricultores contemplan incrementar la vigilancia de las plagas mencionadas, desarrollar procesos adecuados de desinfección del suelo y tratamiento de las semillas, implementar sistemas de riego cuando este sea una posibilidad, entre otros.   

 

El director ejecutivo del OIRSA, Efraín Medina, sostuvo que “hay varias plagas que se pueden dar por la falta de humedad y las altas temperaturas, esto afecta el desarrollo de los cultivos, y en estas circunstancias lo único que es factible es el riego, pero no siempre es posible. Las pérdidas van a ser significativas, por lo que se debe priorizar el acceso a alimentos a través de programas de la misma cooperación internacional, que va a ser de mucha importancia”.

 

 

 

 En El Salvador, el OIRSA fue parte de una reunión extraordinaria de la Mesa de Cooperación Internacional para la Agricultura –junto al Programa Mundial de Alimentos (PMA), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) – en la que se analizaron medidas ante el impacto en la agricultura y ganadería ante las bajas precipitaciones.

 

 

 

 En el diálogo sobre la respuesta requerida, sobre todo en la zona oriental del país, el representante de OIRSA en El Salvador, Edwin Aragón, destacó la preocupación inmediata ante los peligros y riesgos derivados de brotes de plagas y enfermedades que pueden afectar la producción. Por su parte, en Guatemala, el director ejecutivo de OIRSA, Efraín Medina, efectuó una misión para conocer beneficios y características del sistema agroforestal Kuxur Rum, en Chiquimula, -impulsado por la FAO- cuyos beneficios son visibles a pesar de la canícula prolongada en el corredor seco.