Contáctenos Quiénes somos
Economía | Redacción Espacinsular

Antes de hablar de reforma fiscal el gobierno debe explicarle a la población en qué ha gastado la mayor parte del dinero que ha tomado prestado porque no puede pretender sacrificar más a una sociedad que está atravesando por la inflación más alta de los últimos diez años, afirmó el exdirector de Presupuesto, Luis Reyes Santos.

El economista y dirigente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) dijo que no es cierto que el gobierno de Luis Abinader se haya endeudado para hacer frente a los gastos de la pandemia porque ahí solo ha colocado 200,000 millones de pesos que es equivalente a 3,400 millones de dólares.

Expresó Reyes Santos que si el gobierno ha tenido un endeudamiento neto de 8,200 millones de dólares, de los que ha gastado 3,400 millones de dólares en combatir el Covid-19 y ha dedicado 1,200 millones de dólares a inversiones, por lo que “ahí hay un monto muy elevado de diferencia que el gobierno tiene que explicar cuál es el destino que le ha dado”.

Entrevistado en el programa televisivo “Propuesta de la noche”, por Digital 15, Reyes Santos insistió en que hay muchos recursos que no tienen explicación y el gobierno debería dedicarse a explicar en qué está gastando esos recursos” porque a su juicio, esa explicación es la le permitiría pedirle sacrificios a la población con una reforma fiscal.

Expresó que el gobierno no puede hablar de una reforma sobre transparencia y rendición de cuentas como uno de los temas principales del paquete de reformas que se plantea, si no explica qué ha hecho con el dinero que ha tomado prestado.

“Lo primero que debería hacer es comenzar a rendir cuentas de manera precisa, de manera clara a la población, porque eso es lo que le va a dar legitimidad para poder impulsar una reforma fiscal, porque si no se gasta bien, ¿cómo van a pedirle a una población que se está rascando los bolsillos como resultado de la inflación, como resultado del desempleo, le van a pedir también que les acepte una reforma fiscal?”, cuestionó Reyes Santos.

Inflación

El exdirector de Presupuesto dijo que durante este primer año de gobierno de Abinader “hemos tenido el proceso inflacionario más elevado que ha tenido la República Dominicana en los últimos diez años y que ha castigado de la manera más severa a la población”.

“La inflación le está rasgando los bolsillos a las personas más pobres y al gobierno como decía ayer el señor Presidente le cuesta 400 millones de pesos semanales para mantener el precio de los combustibles”, destacó Reyes Santos.

Ante esa situación, el experto en Presupuesto señaló  que lo importante ahora es “diseñar medidas efectivas que logren garantizarle a la población  en general y particularmente a los más pobres, alimentos a precios asequibles”, porque a su juicio no es posible que el pollo se mantenga tan caro.

Estimó que hay un cuestionamiento al gobierno en cuanto a si diseñó una política efectiva orientada a darle respuesta a los altos precios de los alimentos que tanto afecta la calidad de vida y el bienestar de las personas.

Un discurso triunfal

Reyes Santos consideró que Abinader debió ser más sensible y saber que el momento del país no es para  utilizar “ese tono tan triunfal, ese tono de excesivo optimismo”, porque todavía la economía no ha terminado de recuperarse “y tenemos niveles de desempleo importante”.

Dijo que el gobierno tiene un problema severo de ejecución del gasto de capital, al punto de que “hoy el gobierno apenas ha podido ejecutar 26 a 27 por ciento del total de gastos que tenía programado para todo el año en el presupuesto general del gobierno”.

Asimismo, Reyes Santos expresó que en el gobierno no puede hablarse de 400 obras “cuando se va a ejecutar un nivel de gasto de capital o nivel de gasto de inversión que va a ser el más bajo de las últimas décadas, por mucho”.

Señaló que la mayor parte de esas obras son heredadas de la pasada administración de Danilo Medina, como “la circunvalación de San Francisco de Macorís, el hospital de la provincia Duarte, el hospital de Bonao, la circunvalación de Baní, de Azua y no sé cuántas obras más”.

“Si aun con esas obras que estaban contratadas, si esas obras ya estaban en fase que solo había que relanzarlas, el gobierno ha tenido dificultad para ejecutar el gasto de capital, imaginen lo que puedo ocurrir con las obras nuevas que va a empezar. Esas son las cosas que a uno le mueven a preocupación cuando reflexiona sobre el discurso del Presidente”, puntualizó.