Contáctenos Quiénes somos
Economía | Redacción Espacinsular

En una situación de recuperación económica como la que se encuentra la República Dominicana, hacer una reforma fiscal que aumente significativamente los impuestos que existen y que introduciría nuevas figuras tributarias, “sería un freno al crecimiento de la economía”, afirmó el economista Miguel Collado.

El principal ejecutivo del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CREES) sostuvo que, “de ninguna forma”, una reforma fiscal enfocada en aumentar impuestos y tasas, “no es una alternativa sensata” para la economía dominicana en estos momentos, porque mermaría las recaudaciones, estimularía la evasión e impulsaría la informalidad empresarial.

“Aumentar el impuesto sobre la renta, primero desincentiva las inversiones formales, estaríamos estimulando aun más la informalidad que es bien alta en el país. Solamente a través de la informalidad laboral que mide el Banco Central, se puede estimar en un 58%. Uno de los factores que incentiva permanecer en la informalidad es precisamente el pago de impuestos”, expresó Collado. 

Entrevistado en el programa “Propuesta de la noche”, por Digital 15, Collado dijo que la oposición expresada por los más diversos sectores a ese tipo de reforma es normal, porque las personas saben que sus ingresos van a mermar y que van a incrementarse los precios de muchos bienes. 

Impuestos a bebidas

“Estamos hablando de introducir impuesto selectivo a productos que actualmente no están grabados, selectivos a productos que están grabados y que, el caso de las bebidas alcohólicas, los actuales impuestos son una causa de falsificación, no solamente contrabando”, advirtió el experto.

Manifestó que pensar gravar más las bebidas alcohólicas en un país donde ya ha sufrido problemas de salud pública con cientos de muertes por consumir bebidas falsificadas, “sería un error tremendo”. 

“Es una propuesta que aumenta la tasa de impuesto sobre la renta, que produzca impuestos a los activos de las empresas, inmobiliario y otras series más de figuras, impuestos más que hemos visto… es normal la reacción de la gente, porque sabe que definitivamente la actividad económica se va a contraer y los ingresos económicos se van a ver afectados”, apuntó el economista.

Igualmente, Collado advirtió que con este tipo de reforma, la creación de nuevos empleos y la formalidad en el país, se afectarían grandemente. 

Manifestó que el mayor peligro con este tipo de programas es que  se agravan más las condiciones para tener una recuperación sana y más acelerada de la economía después de lo que ha sufrido.

Bajar impuestos es lo correcto

En cambio, Collado dijo que como ha venido señalando el CREES desde 2015, la estrategia correcta de reforma fiscal es reducir impuestos y simplificar su cobro para impulsar la formalidad empresarial y facilitar el pago de tributos.

“El Código Tributario de 1992 precisamente eso fue lo que hizo”, expresó Collado, quien explicó que esa modificación “reformó el impuesto sobre la renta, que en ese momento tenía una tasa máxima del 70% y en ese momento que se llevaría de 25 a 35”, indicó el experto.

Explicó que con esas reducciones de impuestos las recaudaciones aumentaron inmediatamente, lo que estimó normal porque con tasas accesibles, las empresas pagan, pero con altas, buscan evadir el pago. 

Collado dijo que basados en esas experiencia y las de otros países, el CREES ha propuesto bajar las tasas impositivas, porque “han demostrado que incrementan las recaudaciones y este sería el mejor momento, porque ayudaría con la recuperación económica”. 

Reiteró que aumentar el impuesto sobre la renta desincentiva las inversiones formales, aumenta la informalidad porque uno de los factores que estimula a los empresarios a  permanecer en la informalidad es el pago de altas tasas de impuestos. 

Igualmente, Collado dijo que se afectaría a los trabajadores porque al disminuir la inversión, se reduce la ocupación y el rendimiento laboral, así como el poder adquisitivo del sector. 

Manifestó que aumentar la base del ITBIS en medio de una inflación de precios de las materias primas en los mercados internacionales, iría a incrementar más el costo de la vida de los dominicanos.

Collado estimó que todo lo que afecte a los emprendedores en su estructura impositiva, “tratarán de traspasarlo al consumidor, es algo natural”.

Pasaría todo contrario, “con una reducción impositiva como la que proponemos, donde se amplían base y se equilibra la carga tributaria que ahora mismo está pesando sobre ese sector informal, que hay una informalidad muy alta en el país”. 

Indicó que los agentes económicos demandan exenciones fiscales “porque tienen un clima de negocios en el cual se enfrentan a unos costos de transporte más altos que toda América Latina, tiene los combustibles más caros de todo Centroamérica, tienes que autogenerar electricidad, tienes costos laborales altos, en fin, tienes una serie de costos y a eso añade unas medidas impositivas altas”. 

Collado concluyó afirmando que la solución a este cuadro sería “eliminar esas tasas altas que existen y no habrá necesidad de estar otorgando exenciones y exoneraciones impositivas”.