Contáctenos Quiénes somos
Salud | Redacción Espacinsular

La agencia de la ONU encargada de velar por la salud en todo el continente americano señala que, pese a los desafíos, invertir en vacunas es una decisión inteligente y necesaria. Mientras, la pandemia sigue sin control en muchos países de esta región, con Estados Unidos alcanzado cifras récord a diario.

El proceso de distribución de la vacuna contra la COVID-19 será complicado y caro para la región, destacó este miércoles en rueda de prensa el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, el doctor Jarbas Barbosa.

“Sabemos que entregar una vacuna será desafiante y costoso. De hecho, las últimas proyecciones del Mecanismo COVAX para América Latina y el Caribe estiman que vacunar al 20% de la población costará más de 2000 millones de dólares”.

Barbosa reconoció que las cifras que se barajan son “altas”, pero destacó que invertir en vacunas es una decisión “inteligente y necesaria”; y que, por ello, la Organización trabaja con los Estados miembros para garantizar que todos los países interesados puedan acceder al Mecanismo.

En paralelo, añadió que la OPS se ha asociado con el Banco Interamericano de Desarrollo, la Unión Europea y otras instituciones financieras para garantizar la financiación necesaria que permita la adhesión de los países de menores ingresos de la región.  

“Los países de las Américas que se autofinancien y que participen en el Mecanismo COVAX tendrán la opción de comprar la vacuna a través del Fondo Rotatorio de la OPS, lo que acelerará el acceso: han estado utilizando este mecanismo durante años y han adaptado sus leyes y reglamentos”, explicó.

Se dispara el número de casos de coronavirus en los Estados Unidos

Respecto a la evolución de la COVID-19 en el continente americano, indicó que durante la última semana se notificaron cerca de 1,5 millones de casos de coronavirus y 19.000 muertes, mientras que las cifras desde el inicio de la pandemia ascienden a más de 23 millones de personas infectadas y más de 680.000 muertos a causa del virus.

Barbosa explicó que actualmente América del Norte es un “importante impulsor” de nuevas infecciones y que durante la última semana se aceleró el número de casos reportados en Estados Unidos con más de un millón.

“Estos aumentos repentinos también han provocado un récord de hospitalizaciones, lo que es particularmente preocupante, ya que sabemos que cuando nuestras instalaciones de salud están inundadas, se limita nuestra capacidad para tratar a quienes están gravemente enfermos” especificó.

Al mismo tiempo, indicó que México ya superó el millón de infectados y que continúa el resurgimiento de la actividad de COVID-19 en algunas provincias de Canadá.

Tras rebasar esa cifra y ante la pregunta de si se espera una segunda ola en invierno en México, Barbosa dijo que, en comparación con Europa donde se reabrió la economía y los viajes, “en América Latina la situación es distinta”.

“En la mayoría de los países hasta hoy no se ha alcanzado el control de la transmisión. La transmisión estaba disminuyendo en muchos países, esto pasa a menudo porque en países como México, Argentina, Brasil, Perú hay provincias o Estados que están más acometidos. Empieza a disminuir en un Estado, empieza a crecer en otro, pero cuando evaluamos el promedio del país es como si estuviéramos en una primera ola muy larga que todavía no concluyó”.

Con relación al cono sur señaló una disminución de casos en la mayoría de los países andinos durante las últimas dos semanas y que en Argentina se sigue observando una fuerte disminución que empezó hace 3 semanas.

Sin embargo, destacó que la respuesta ante la COVID-19 en América Central se ve amenazada por el final de la temporada de huracanes.

Nicaragua: Hay que garantizar el acceso al agua y los alimentos a los afectados por el huracán Iota

El doctor Ciro Ugarte, director de emergencias de salud, confirmó el fallecimiento de diez personas en Nicaragua por el paso del huracán Iota, “cuatro de ellas en un deslizamiento muy grave” con unas dimensiones “de 1000 metros de longitud y 200 metros de ancho”, y de un número no especificado de desaparecidos.

“Aunque las situaciones son extremadamente difíciles, particularmente en los albergues, es necesario garantizar el acceso al agua, los alimentos, y la cobertura” a los que añadió la necesidad de mejorar las infraestructuras relacionadas con el  agua y el saneamiento.

En esta última área explicó que la OPS trabaja juntamente con las autoridades, el Gobierno y las agencias de las Naciones Unidas.

A esta complicada situación hay que añadirle las importantes dificultades de acceso a varios lugares y que la evaluación de daños se realizará durante los próximos días.

“El daño en los demás países de (América Central) es muy grande. Los reportes de situación de la OPS indican daños severos en la isla de Providencia y en San Andrés. El hospital de Providencia ha sido dañado severamente. Los reportes indican que ha sido destruido y es el único establecimiento hospitalario de esa isla. También hay daños severos en otros países. Hay más de 156 fallecidos. Hay cientos de desaparecidos y las lluvias continúan”, especificó.

Ugarte envió la solidaridad de la Organización con Honduras, Guatemala y El Salvador e indicó que todavía es temprano para apreciar un aumento de casos de COVID-19, “pero es muy probable que se incrementen durante las próximas semanas”.

Las pruebas rápidas de antígeno en marcha en Ecuador y Venezuela

Con relación a las pruebas rápidas de antígeno el doctor Sylvain Aldighieri, gerente de incidencias para la COVID-19, confirmó que ya llegaron a Ecuador y están en proceso de entrega al Instituto Nacional de Salud Pública e Investigación.

Aldighieri explicó que se “está contemplando” el uso de estas pruebas “en zonas remotas de provincias de la costa y provincias de la sierra” y recordó que su uso se recomienda en pacientes sintomáticos y “clínicamente con signos sospechosos de COVID-19” y que no reemplazan a las pruebas PCR.

El doctor Ugarte también confirmó que se enviaron las pruebas a Venezuela entre el 24 de octubre y el 7 de noviembre, que se capacitó al personal y que todos los Estados tienen la capacidad para usarlas y ya lo están haciendo.

Indicó que la capacidad máxima de procesamiento por equipo es de 200 muestras diarias.

Se confirma la transmisión entre personas de una nueva variante del virus chapare

Los expertos de la OPS además informaron que en Bolivia se ha confirmado la transmisión persona a persona de una nueva variante del virus chapare.  

La Organización destacó la colaboración internacional entre Bolivia, Estados Unidos, Argentina para caracterizar el virus.  

Se trata de una variante genética de un virus conocido, el chapare, que causa fiebres hemorrágicas similares a las del Ébola  

“Es más que todo una alerta para no bajar la guardia en enfermedades emergentes, como en enfermedades pandémicas”, dijo Sylvain Aldighieri, gerene de incidencias para COVID-19, que explicó que la confirmación de la transmisión entre personas en hospitales recuerda que es necesario a implementar reglas estrictas de prevención de infecciones en centros de salud.  

Los científicos han comprobado que en 2019 dos pacientes transmitieron el virus a tres trabajadores de la salud en La Paz, la capital de Bolivia. Uno de los pacientes y dos de los sanitarios murieron. Otro pequeño brote se había documentado en 2004 en la región de Chapare, en Bolivia.