Contáctenos Quiénes somos
Salud | Redacción Espacinsular

El director de Cardiología de CEDIMAT, doctor César Herrera, aseguró que el infarto al miocardio es una amenaza epidemiológica que consumirá importantes recursos de salud en años por venir siendo una de las manifestaciones más severas y letales de las enfermedades cardiovasculares

 

Mencionó que según datos del Ministerio de Salud Pública, en el 2011, unas 5 mil 350 personas fallecieron en el país por causa de infarto, y que por ser un país en vías de desarrollo, el cuadro clínico se complica por las limitaciones presupuestarias para actuar rápidamente.

Herrera entiende que el país no posee una política nacional organizada ante esa situación y eso debe cambiar, “las cifras demandan la inversión de recursos y políticas dirigidas a la prevención, educación, control y sistematización de las patologías cardiovasculares”.

Significó que las enfermedades más comunes en los dominicanos son los trastornos coronarios y sus factores de riesgo, la diabetes, el tabaquismo, la hipertensión, el sedentarismo, los malos hábitos dietéticos, el sobrepeso y la obesidad.

Dijo que las estadísticas revelan que diariamente en el Estados Unidos mueren más de 2 mil personas por complicaciones cardiovasculares.

Agrega que en ese país anualmente se registran 600 mil nuevos infartos al miocardio, afección producida por la muerte de una porción del músculo cardíaco a consecuencia de la obstrucción de una arteria coronaria que impide el libre flujo sanguíneo. De ese total, 325 mil son recurrentes.

Se expresó en esos términos al hablar en el seminario Red de Infarto al Miocardio, una iniciativa que busca conectar a Salud Pública, centros de salud, el sistema 911 y otros actores para una intervención rápida en personas que sufren infartos al corazón.

La Red Dominicana de Infarto es una iniciativa de CEDIMAT que busca reducir las muertes de esos pacientes, gracias al rápido transporte, la participación de los hospitales y los tratamientos rápidos y adecuados.

El cardiólogo, quien fue director del Departamento de Cardiología no-invasiva del Hospital Illinois Masonic, de Chicago,manifestó que el Sistema Nacional de Emergencias 911 juega un papel fundamental en una red como la descrita, debido a que los desplazamientos rápidos a centros de salud y los paramédicos tendrán la mayor carga en lo referente al abordaje de las urgencias médicas. 

Agregó que otros actores importantes son los médicos de atención primaria en los centros hospitalarios y clínicas de todo el país, por lo que advirtió que es vital proveer los recursos de capacitación necesarios a estos profesionales.

La apertura del seminario contó con la asistencia de la ministra de Salud, doctora Altagracia Guzmán; el presidente electo de la Sociedad Española de Cardiología, Andrés Iñiguez; la directora general de CEDIMAT, licenciada Milagros Ureña; y especialistas del país y Estados Unidos.