Contáctenos Quiénes somos
Noticias | Redacción Espacinsular

Las recientes agresiones contra periodistas en situaciones de protesta –como las que ocurrieron a principios de año durante los disturbios en México por la escasez de gasolina– señalan que es un buen momento para repasar los riesgos a los que nos enfrentamos al cubrir demostraciones o acciones de seguridad represivas.

Los periodistas tienden a cubrir manifestaciones por sí solos y de manera desorganizada. Tener más colegas en los alrededores no te ayudará si todos ellos también están solos y sin coordinación.

Quienes usan teléfonos celulares para tomar fotos o transmitir en vivo se ven obligados a acercarse lo más posible a escenas potencialmente violentas, lo que también incluye a quienes podrían estar incitando a la violencia.

Actores hostiles

Quienes pueden cometer actos violentos se han vuelto cada vez más hostiles hacia los periodistas. En México, los grupos radicales (o las fuerzas de seguridad encargadas de controlarlos) han ejercido una violencia extrema contra periodistas, llegando incluso al asesinato, como en el caso de Elidio Ramos Zárate, asesinado por enmascarados horas después de cubrir un bloqueo de carreteras en el sur de México.

Al igual que en el caso de Ramos, algunos periodistas han sido atacados horas o días después de cubrir incidentes de represión, especialmente si es que ha habido manifestantes asesinados por el fuego policial.

Decisiones desinformadas

Los periodistas son más vulnerables si sus editores toman decisiones lejos del lugar de los hechos y sin contar con la información necesaria para evaluar adecuadamente el nivel de riesgo. En estos casos, el peligro proviene del hecho de que los editores tomen decisiones desinformadas y fuera de contexto, exigiendo cierto tipo de cobertura sin medir los riesgos reales a los que se enfrentarán sus reporteros.

Periodistas sin seguro

Otro problema es la cuestión económica. Muchos cubren protestas como freelancers, sin vínculos formales con un medio que pueda apoyarlos. Incluso siendo colaboradores permanentes de publicaciones, en casi todos los casos los periodistas carecen de un seguro para recibir atención médica básica.

Cada situación es diferente, y cada periodista y medio debe tomar decisiones basadas en las condiciones y los riesgos de cada situación. Sin embargo, estas son algunas medidas básicas de seguridad que los periodistas pueden adoptar.

Elementos básicos de seguridad para cubrir protestas

Desarrolla protocolos de seguridad para cada circunstancia. Los periodistas necesitan salir al terreno con protocolos establecidos y acordados con sus editores y equipos. Si un periodista independiente carece del apoyo de una redacción, debe trabajar con otros colegas para crear un protocolo común.

Planea la cobertura con el mayor detalle posible. Esto idealmente debe incluir una exploración previa del área que se va a cubrir, la identificación de rutas de escape y lugares donde protegerse en caso de que la violencia estalle.

Identifica a los actores violentos y sus motivaciones. Los periodistas necesitan saber –con el mayor detalle posible– qué actores se comportarán de manera más agresiva y cómo será esa agresión.

Decide qué tipo de circunstancias requerirán el uso de distintivos para identificarte como periodista. Lo mejor es ser identificado como miembro de algún medio, pero a veces esto podría atraer más violencia. En cualquier caso, ten siempre identificaciones a mano.

La comunicación con la redacción debe ser constante. Los periodistas que están realizando coberturas deben llevar baterías externas con alimentación completa para sus teléfonos móviles. También pueden llevar un teléfono adicional exclusivamente para hacer llamadas, que no tiene por qué ser un smartphone.

Evita el contacto con grupos que promuevan la violencia o con fuerzas de seguridad que estén a punto de aplicar medidas de control. Cuando las circunstancias lo permitan, se recomienda mantener una distancia de al menos 10 a 15 metros de quienes amenazan con recurrir a la violencia.

Si vas a transmitir por Facebook Live, hazlo en equipo, para que al menos una persona preste atención a lo que está sucediendo en la zona y te cubra la espalda. Si hay violencia, el periodista debe ser capaz de interrumpir la transmisión si su seguridad está en riesgo.

Las entrevistas con manifestantes u otros actores deben tener lugar en las esquinas, con el entrevistado contra la pared. El periodista debe tener una panorámica completa de lo que ocurre a su alrededor.

En situaciones de fuego cruzado o de disparos contra manifestantes, los periodistas deben estar entrenados para agacharse, buscar refugio, identificar si realmente se trata de disparos e identificar al tirador. Aunque se trate de balas de goma, los periodistas deben tomar las mismas precauciones, ya que pueden ser muy dañinas y hasta letales.

No uses paños húmedos en caso de gases lacrimógenos, ya que algunos gases reaccionan negativamente al agua.

IJNET

Jorge Luis Sierra | 03/04/17