Contáctenos Quiénes somos
Noticias | Redacción Espacinsular

Bernie Sanders, que perdió la nominación presidencial demócrata frente a Hillary Clinton en el año 2016, anunció este martes que volverá a postularse a las elecciones para el 2020. El senador de Vermont, de 77 años, goza de gran popularidad entre la gente joven por sus ideas progresistas.

A través de un correo electrónico enviado esta mañana a sus partidarios, Sanders insistió en la lucha contra el cambio climático y el aumento de impuestos a los ciudadanos ricos, así como en reforzar las políticas de salud, económicas y educativas, según informó The New York Times.

Además, es uno de los políticos más conocidos por su oposición al actual presidente Donald Trump, a quien ha llamado repetidamente "mentiroso patológico" y "racista".

El veterano socialista, que perdió contra Hillary Clinton pero cuyas ideas progresistas han calado en el Partido Demócrata, se suma a las concurridas primarias para ganar a Trump

“Nuestra campaña no es solo sobre derrotar a Donald Trump”, ha advertido el senador por Vermont, de 77 años, en un correo electrónico a sus simpatizantes a primera hora del día. “Nuestra campaña es sobre transformar el país y crear un Gobierno basado en los principios de justicia económica, social, racial y medioambiental”.

Su candidatura a las primarias demócratas, ya hiperpobladas a un año de que arranquen oficialmente en el caucus de Iowa, se daba prácticamente por descontada. El reto es si podrá capturar de nuevo esa energía de la izquierda del partido y o si habrá de compartirla con otros candidatos del mismo sector como su otrora aliada, Elizabeth Warren, o la hawaiana Tulsi Gabbard, que fue una de las pocas congresistas que le apoyó en 2016.

La sanidad universal, los impuestos altos a los ricos, la subida del salario mínimo o la lucha contra el cambio climático, son políticas progresistas que Sanders enarboló en solitario hace tres años, pero que ahora, tras la derrota de Hillary Clinton en las presidenciales, se han extendido en el Partido Demócrata y figuran en los programas de varios candidatos. “Hace tres años, durante nuestra campaña de 2016, cuando presentamos nuestra agenda progresista, nos dijeron que nuestras ideas eran radicales y extremas”, recuerda Sanders. “Pues han pasado tres años. Y, como resultado de millones de estadounidenses alzándose y luchando, todas esas políticas y más son apoyadas ahora por una mayoría de estadounidenses”.

Su candidatura en las primarias pasadas, que perdió contra Clinton, le coloca en una situación privilegiada respecto a sus contrincantes de 2020, pero también le despoja del aura anti-establishment que tan bien funciona entre cierto electorado. Para bien o para mal, Sanders ya no es el outsider que era hace tres años: es un político reconocido dentro y fuera del país, le avalan 13 millones de votos y construyó una maquinaria financiera que le permitió recaudar más de 230 millones de dólares, casi todo en pequeñas donaciones.

“Juntos, vosotros y yo y nuestra campaña de 2016 empezamos la revolución política. Ahora es hora de completar esa revolución e implementar la visión por la que luchamos”, ha dicho.