Contáctenos Quiénes somos
Noticias | Redacción Espacinsular

Las personas que, en su mayoría, se autocalifican de “provida” se apoyan en la idea biologicista de que las mujeres deben ser definidas esencialmente como madres. 

Así lo expresó la maestra Lusitania Martínez, coordinadora de la cátedra de Filosofía y Género “Simone de Beauvoir”, de la Escuela de Filosofía de la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). 

Al participar en el conversatorio “Las tres causales, una mirada desde la filosofía”, en el Campamento 3 Causales, la filósofa e investigadora expresó que esta visión de la mujer como “mujer naturaleza”, “ser para otros”, ha asfixiado la vida y los talentos femeninos, como dijera Virginia Woolf. 

Martínez explicó la manera en que, desde la perspectiva filosófica, el feminismo aborda tanto las causas como la historia y la ideología anticientífica del biologicismo, subrayando especialmente a Aristóteles, Rousseau, a los filósofos románticos (Hegel, Kierkegaard, Nietzsche, Schopenhauer), el positivismo, Darwin y Freud. 

Sostuvo que Simone de Beauvoir, representante del feminismo de la igualdad, nunca ha considerado que “el sexo siempre ha sido género”, sino que más bien analizó todo lo contrario: que los biologicistas se apoyan en la existencia de la capacidad biológica de la mujer (un hecho objetivo) para asignarle roles genéricos secundarios que la definen el tipo ideal de “mujer naturaleza”.  

 “A esto es que se refiere la filósofa francesa cuando dice “la mujer no nace, se hace”, es decir que nacemos hembra, ciertamente, y desde aquí nos construyen culturalmente pecho que amamanta”, dijo. 

 La maestra Lusitania Martínez enfatizó que si se conoce medianamente bien a la reconocida internacionalmente filósofa y se tiene clara esta distinción, “sabemos que en la pensadora, el cuerpo, la sexualidad, y por tanto, la biología, existen, pero que se vive “en situación”, lo que significa en el enfoque fenomenológico que el cuerpo no es mero dato sino naturaleza viva”. 

En el conversatorio también expuso la filósofa e investigadora Graciela Morales, quien describió cómo en la sociedad capitalista el concepto de feminidad se constituye como una función-trabajo, que enmascara la producción de la fuerza de trabajo bajo la enunciación de un destino biológico, creando la división sexual del trabajo y las tareas que se relacionan con la reproducción de la vida cotidiana, haciéndolas propia de las mujeres.  

Afirmó que los análisis teóricos del feminismo han visibilizado y puesto al descubierto las estrategias y la violencia, por medio de las cuales los sistemas de explotación han impuesto disciplinar y apropiarse del cuerpo femenino. “Los cuerpos de las mujeres han sido los principales objetivos para el disciplinamiento social y la exposición de las relaciones de poder”, refirió. 

“En la sociedad capitalista, el cuerpo es para las mujeres lo que la fábrica es para los trabajadores asalariados varones: el principal terreno de su explotación y resistencia, en la misma medida en que el cuerpo femenino ha sido apropiado por el Estado y los hombres, forzados a funcionar como un medio para la reproducción y la acumulación de trabajo”, enfatizó Morales.  

En este sentido, agrega, que es bien merecida la importancia que ha adquirido el cuerpo, en todos sus aspectos —maternidad, parto, sexualidad—, tanto dentro de la teoría feminista como en la historia de las mujeres”. 

El Campamento 3 Causales, instalado frente al Palacio Nacional, es una iniciativa de la Coalición por la Salud y la Vida de las Mujeres y más de 88 organizaciones sociales, políticas y religiosas que se han integrado para demandar la inclusión en el Código Penal de la despenalización del aborto en tres excepciones: cuando peligra la vida de la mujer embarazada, cuando el embarazo es fruto de una violación sexual o un incesto y cuando el producto de la concepción no es compatible con la vida.  

El conversatorio “Las 3 causales, una mirada desde la filosofía”, con la participación de las filósofas, escritoras e investigadoras Lusitania Martínez y Graciela Morales, es parte del programa permanente de actividades que realiza el Campamento 3 Causales, frente al Palacio Nacional.