Contáctenos Quiénes somos
Salud | Redacción Espacinsular

El cáncer ya se cura, no es una razón para esperar la muerte segura y de cada 100 pacientes tratados con cáncer, 70 se curan, cifra que aumenta a medida que se detecta en estadio precoz.

 La afirmación es del oncólogo radioterapeuta Ivo Rodríguez, director médico de CDD Radioterapia, quien llamó a la población neutralizar el tabú que existen en relación al cáncer que lo concibe como una muerte segura.

“Lo ideal es no tener cáncer, pero si se tiene, lo mejor es detectarlo precoz, y una vez diagnosticado, tener acceso a tratamientos adecuados y bien hechos”, afirmó.

Puso como ejemplo estadísticas de cáncer de cuello uterino, que detectado en estadio uno, se puede curar en un 95 por ciento de los casos.

Comparó el cáncer con enfermedades crónicas como la hipertensión y la diabetes, que no se pueden curar, solo se controlan, sin embargo el cáncer sí se cura.

Los tratamientos para curar el cáncer han cambiado mucho gracias a las tecnologías, según afirmó, y especialmente el caso de la radioterapia, que antes de administraba con maquinas de cobalto y los radioterapeutas no sabían la localización exacta de los tumores, ni el tamaño.

La radioterapia es una de la armas para el tratamiento de cáncer; luego que se diagnostica el paciente, debe tratarse con un conjunto de armas, la radioterapia, terapia hormonal, cirugía, quimioterapia.

Esa herramienta está disponible en CDD Radioterapia, donde0020se realiza con tecnología de punta con centro en Clínica Abreu en Santo Domingo y en La Romana, en la avenida Caamaño Deño número 1, frente a la Universidad O&M.

Ese centro especializado ofrece un tratamiento de radioterapia oncológica de estándar internacional, bajo el apoyo de una plataforma tecnológica de última generación y de un destacado equipo humano con trayectoria profesional.

La radioterapia se usa para irradiar el tumor, la misma radiación usada para hacer una radiografía (placa) pero con mayor intensidad y potencia, y focalizado solamente a los tumores, sin afectar los órganos sanos.

En cáncer de mama, refirió que los radioterapeutas prefieren que se opere primero a la paciente, tener un panorama de las características de los tumores y el daño a los ganglios para crear un plan de tratamiento con radioterapia.

En el caso de la próstata, dijo que es el cáncer que más dosis necesita y que los pacientes se han beneficiado del avance en las técnicas que han reducido en gran manera los daños colaterales.

Señaló se pude tratar sólo con radioterapia sin necesidad de cirugía, y que es lo preferible porque cirugía aumenta riesgo de afectar el control de los esfínteres causando incontinencia urinaria y afecta los nervios ocasionando impotencia sexual.