Contáctenos Quiénes somos
Opinión | Juan Bolívar Díaz

1.- ¿Por qué no podemos los dominicanos hacer un alto en el debate de sordos en que hemos convertido los problemas de la nacionalidad y de la agobiante inmigración de haitianos para retomar el diálogo y el esfuerzo por establecer cuáles cosas nos unen y cuáles nos dividen?

| Miguel Ángel Cid Cid/Consultor Internacional

Vivo en una comunidad rural; en Don Pedro, para más señas. Aún no sé si Don Pedro pertenece al municipio de Santiago de los Caballeros, Tamboril o Licey al Medio. Es una zona interface, como anotan los urbanistas en sus diseños técnicos.


| Amy Goodman y Denis Moynihan:

“¿Qué significa, para el esclavo estadounidense, vuestro 4 de julio?”. Esto se preguntó Frederick Douglass ante la multitud congregada en el Corinthian Hall de Rochester, Nueva York, el 5 de julio de 1852.


| Por Giselda Liberato/ experta en temas insulares en República Dominicana y Haití

El acontecer nacional no solo llama la atención a los Estados que están interesados en echarnos el “problema de Haití”. Los pueblos del mundo, en especial los de Latinoamérica y el Caribe están también atentos al llamado de auxilio del pueblo dominicano.


| César Pérez

Hasta el momento, ninguna institución, organismo, o persona en plano internacional o nacional ha dicho, escrito o siquiera insinuado que este país no es soberano en materia de política migratoria. Nadie lo discute.


| Profesora Rosario Espinal/analista social

Comencemos por lo esencial: la mayoría de los haitianos en territorio dominicano no se irá, ni serán repatriados ni legalizados, porque el Estado Dominicano y muchos empresarios necesitan esa mano de obra barata para explotarla. Ahora veamos los accesorios.


| Miguel Ángel Cid Cid/Consultor Internacional

Tejida la urdimbre, como se planteó en el artículo anterior, se asumió el criterio de que el hecho de haber sido alcalde o regidor, daba la categoría de “especialista” en PP a cualquiera. 


| Amparo Chantada/Arquitecta y analista social

El mundo actual, visto a partir de los medios (televisivos y periodísticos) aterroriza. ¿Es casual? Por un lado, presenciamos, minutos después de ocurrir, sismos, naufragios, inundaciones que se suceden a un ritmo tan regular, que las imágenes obligatorias desfilan y las miramos impotentes.


| TAHIRA VARGAS GARCÍA

En barrios urbano-marginales y campos de nuestro país se encuentran manifestaciones de alegría en la cotidianidad. En la cultura popular se celebra la abundancia y la ausencia, la vida y la muerte, los acontecimientos colectivos e individuales. Celebrar es parte de la vida y cada momento es un motivo para ello.


| Amy Goodman y Denis Moynihan:

La masacre de nueve feligreses afroestadounidenses en la Iglesia Metodista Africana Emanuel de Charleston, Carolina del Sur, ha causado conmoción en todo el país y bien podría haber sacudido las bases de la Confederación.


| Redacción Espacinsular

The Caribbean Community (CARICOM) calls on the Government of the Dominican Republic not to expel tens of thousands of Dominicans of Haitian descent. This follows statements by the Dominican Ministry of Interior and the Police which indicate their intention to expel Dominicans of Haitian descent whose citizenship status has not been regularised.


| César Pérez

El periódico Diario Libre recoge unas declaraciones mías, donde digo que “Alianza País deberá fijar una posición de si se queda solo, con pocas posibilidades de ganar o pasar a un frente opositor encabezado por el PRM”, las mismas motivaron un comentario crítico de mi buen amigo Fidelio Despradel.


| Profesora Rosario Espinal/analista social

Gladys Gutiérrez fue una mujer excepcional: afable, pícara, solidaria, luchadora. Su historia política viene del 14, del MPD, de la viudez que dejó la represión balaguerista. Desde distintas funciones públicas en las últimas décadas, contribuyó con un legado de leyes y programas a favor de las mujeres dominicanas.