Contáctenos Quiénes somos
Opinión | Pablo Iglesias

Queridas amigas y amigos de Podemos,

| Servicio Espacinsular

Queridos compañeros:

Desde el año 2006, por cuestiones de salud incompatibles con el tiempo y el esfuerzo necesario para cumplir un deber —que me impuse a mí mismo cuando ingresé en esta Universidad el 4 de septiembre de 1945, hace 70 años—, renuncié a mis cargos.


| Fuente Externa

Por Noam Chomsky

El establecimiento de vínculos diplomáticos entre Estados Unidos y Cuba ha sido ensalzado en el mundo como un suceso de importancia histórica. El corresponsal John Lee Anderson, quien ha escrito con perspicacia acerca de la región, sintetiza una reacción general entre los intelectuales liberales cuando escribe, en The New Yorker, que:


| Redacción Espacinsular

Por Gabriel Puricelli/Coordinador del Programa de Política Internacional, Laboratorio de Políticas Públicas (http://www.lppargentina.org.ar/)

El resultado de las elecciones griegas encierra varias historias, además de la anunciada reacción ciudadana al austericidio dictado desde Berlín por Angela Merkel.


| Juan Bolívar Díaz

Nos equivocamos los que creíamos que la Junta Central Electoral prorrogaría el plazo que fijó intempestivamente para dejar sin vigencia el viejo carné de la cédula de identidad y electoral, cuando todavía dos millones y medio de personas no habían procurado el nuevo.


| Telésforo Isaac / obispo Iglesia Episcopal Dominicana

Decir que “la sombra de la cruz pende sobre el país”, no es necesariamente una predicción que implica presagio de ‘mal agüero’. No, es para expresar que hay un cuadro que virtualmente señala las tendencias favorables y positivas del presente y el futuro; pero al mismo tiempo, puntualiza vaticinios de adversidades y desgracias. En otras palabras, para los cristianos, la señal de la cruz representa el bien y el mal, cruzados en una lucha continúa en el mundo desde los albores de la historia de la humanidad.


| TAHIRA VARGAS GARCÍA

La mirada a la relación entre adolescencia-sexualidad ha estado bañada por tabúes, prejuicios y estereotipos en nuestra sociedad. Esta relación se ha convertido en un “problema” social por el contenido prohibitivo y las barreras sociales creadas en la familia, la escuela y la sociedad.


| ROSALÍA SOSA PÉREZ

Han sucedido dos acontecimientos importantes que confirman el derecho que tiene la ciudadanía de denunciar y de interponer querellas contra las faltas cometidas por los funcionarios públicos en el desempeño de sus funciones y por violación de los derechos humanos: el vencimiento del plazo para conocer las observaciones del presidente de la República, Danilo Medina, al proyecto aprobado por el Congreso Nacional del Código Procesal Penal y la sentencia del Tribunal Constitucional No. 0259/14.


| Edwin Paraison/sacerdote Episcopal/Espacinsular

República Dominicana ha registrado desde el siglo XIX movimientos migratorios que han tenido, entre otros, los siguientes impactos: predominio de familias de inmigrantes europeos en la economía con una tradicional incidencia en el poder, la emigración creciente dominicana y el uso intensivo de la mano de obra haitiana.


|

Pablo Gentili

Hace cinco años, Haití se transformaba en una montaña de escombros.

Más de 250 mil personas murieron como consecuencia de un desastre que algunos llamaron “natural”. Casi dos tercios de la población más pobre, en un país donde casi todos son pobres, perdieron sus casas, sus pocas pertenencias y muchos seres queridos. Hace cinco años, Haití volvía a ser noticia mundial y a generar una ola de promesas de ayuda y cooperación, gran parte de las cuales se fueron desvaneciendo, sin que nunca llegaran a concretarse. Hace cinco años, en Haití, ocurría lo que se sabía que podía a ocurrir y lo que sabemos que probablemente vuelva a suceder: un sistemático desprecio hacia la vida humana que se ha repetido sin solución de continuidad ante la indiferencia o la complicidad de sus gobiernos y de una comunidad internacional que hace de la solidaridad con este pequeño país del Caribe una de sus más frecuentes imposturas. 


|

Por Pablo Gentili.

Vecinos

Haití y República Dominicana dividen una misma isla del Caribe separada por 360 kilómetros de frontera y muchas décadas de odio.

Los grupos dominantes de ambos países han alimentado y fortalecido un desencuentro del que siempre han sacado ventajas económicas y políticas. Las tensiones, conflictos y enfrentamientos históricos entre estos dos pequeños países constituye la trágica evidencia de la ineptitud de sus élites para avanzar de manera conjunta en políticas de desarrollo que amplíen los niveles de bienestar y justicia social que sus frágiles y casi siempre inestables democracias nunca han garantizado a las grandes mayorías de un lado o del otro de la frontera. Estados Unidos, que invadió ocasionalmente ambos países, siempre se ha beneficiado de esta enemistad. Además, la permanente ruptura del diálogo y de los acuerdos entre ambos países, revela un faceta inocultable de la incapacidad que las naciones latinoamericanas han tenido para consolidar procesos de integración y cooperación regionales que superen los conflictos endémicos que se han repetido sin solución de continuidad a lo largo de los últimos dos siglos.


| Miguel Ceara Hatton, economista y consultor internacional

La visita del Presidente a Medina a Puerto Rico abre el espacio para hacer algunas consideraciones. Veamos: Primero, el nivel de actividad económica de RD y de PR tiende a converger a largo plazo.


|

Megan Cornish

En México, existe una terrible historia de represión. El 2 de octubre de 1968, la policía federal abrió fuego contra estudiantes que se manifestaban en la zona de Tlatelolco en la Ciudad de México. Mataron un número desconocido de personas — entre 300 y miles, lastimaron a muchos más y arrestaron a más de 1,300. Este año, estudiantes de la escuela normal rural de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero, se estaban organizando el 26 de septiembre para asistir a la conmemoración anual de la masacre de 1968, cuando la policía los detuvo y les disparó repetidas veces. Se sabe que el ataque dejó a seis personas muertas, 25 heridos y 43 secuestrados y “desaparecidos”.